COLOMBIA (ADNSUR) - En las calles de la ciudad colombiana de Popayán, una yegua dio a luz mientras tiraba del carro de su dueño, que no le dio siquiera un descanso antes de que el animal pariera.

El hecho sucedió el jueves pasado en el barrio La Esmeralda, de la citada ciudad. Más allá de la indignación de quienes fueron testigos del parto presencialmente o a través del video, hoy, ambos animales se encuentran a salvo en un refugio campero en las afueras de la ciudad, según informa el diario colombiano El Tiempo.

Luego del parto, los transeúntes que ayudaron al animal a dar a luz se la tomaron con el propietario de la yegua, a quien acusaron de maltratarla en pos de su beneficio personal. Los vecinos argumentaban que, durante la etapa de gestación, las hembras de los caballos no debían trabajar tirando del carro.

El carretillero -como llaman en Colombia a quienes trabajan sobre ese medio de transporte- se defendía diciendo que el animal lo ayudaba en su trabajo y que no tenía otra opción para ganarse la vida y para alimentar a su familia.

Pero mientras la discusión entre los vecinos y el carretillero continuaba, los que observaron el alumbramiento llamaron a las autoridades para que tomaran cartas en este asunto. Así fue que la yegua y el pequeño potrillo recién nacido fueron separados de sus dueños y puestos en observación.

Según las autoridades de la ciudad, hay unos 500 caballos utilizados para tracción animal, y 350 de ellos circulan de manera ilegal.

El lunes pasado, la alcaldía de Popoyán subió a su cuenta de Twitter un video en el que el intendente de la ciudad, Juan Carlos López Castrillón , aparece en un campo junto a los dos animales, asegurando que se encuentran a salvo.

Según lo que consigna el citado medio colombiano, Aler -el nombre de la yegua- cargaba una carretilla de un peso que rondaba los 300 kilos cuando debió detenerse para dar a luz al potranco al que los vecinos bautizaron Coco.