ESPAÑA (ADNSUR) - Una decisión del Tribunal Supremo español despertó la polémica en las últimas horas, luego de que le bajaran la condena a un hombre acusado de violación por considerar que su víctima "podía defenderse".

En base a la resolución del órgano judicial, la mujer abusada, de 18 años, no era una víctima en situación especialmente vulnerable, porque se defendió y se opuso a la agresión sexual pese a encontrarse borracha y drogada al momento del hecho.

Inicialmente la Audiencia Provincial de Valencia condenó al acusado en primera instancia a seis años por agresión sexual, pero posteriormente el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana aumentó la pena hasta los doce años considerando una decisión de vulnerabilidad por parte de la víctima.

Sin embargo, el Tribunal Supremo español rechazó este último punto, y rebajó la condena a los 6 años iniciales considerando que la vulnerabilidad  "no está en la falta o limitación del consentimiento de la persona ofendida, sino en la reducción o eliminación de su mecanismo de autodefensa frente al ataque sexual".

"La víctima nunca llegó a perder el conocimiento, rechazó las pretensiones del acusado, opuso resistencia y recordó de manera esencial el desarrollo de las relaciones con el acusado (...) la situación de la víctima no restringía de manera relevante su capacidad de oposición", agrega el fallo.

Además, suma que el acusado "tuvo que usar una fuerza suficiente para vencer la resistencia" de la víctima porque la situación de la mujer no era de "tal gravedad para que se pueda apreciar este subtipo agravado".