A causa de la inflación y la pérdida de empleos en el contexto pandémico, las remuneraciones volvieron a perder la carrera contra la inflación en el mes de junio. Los salarios crecieron un 2,3% en junio respecto de mayo, una variación inferior a la inflación del 3,2% en igual período. De esta manera, en los últimos doce meses las remuneraciones de los asalariados, considerando privados, públicos e informales, tuvieron una variación de 43%, siete puntos porcentuales por detrás de la suba de precios, que fue de 50,2% interanual.

La suba de junio fue impulsada por el sector registrado, en particular por el aumento de los ingresos del 4% en el sector público (por encima de mayo) y del 1,8% entre los privados (por debajo del mes anterior). Mientras que el sector privado no registrado -uno de los más afectados por la pérdida de ingresos durante la pandemia- registró una menor alza, del 1,2%.

Tweet de INDEC Argentina

"En el primer semestre del año el Índice de Salarios total acumula un aumento de 22,8%, levemente por debajo del incremento de los precios en el mismo periodo (25,3%). En las últimas semanas se renegociaron paritarias en los sectores Bancarios, Comercio, Construcción, entre otros, lo que impactará en el crecimiento del índice los próximos meses", señaló el Ministerio de Economía.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró la semana pasada que “es condición primordial y necesaria para profundizar la recuperación económica que haya un crecimiento del poder adquisitivo del salario". "El gobierno utiliza todos los instrumentos con los que cuenta para garantizar que esto efectivamente se dé”, explicó.

El Gobierno autorizó la reapertura de paritarias a partir de junio, después del salto inflacionario en el primer trimestre. Si bien la inercia en los precios se desaceleró en forma leve, las remuneraciones también pierden terreno en términos interanuales: subieron 43% en junio, 7 puntos por detrás de una inflación del 50,2%.

Así, los ingresos acumularon en junio 40 meses de caída desde febrero de 2018, la última vez que le ganaron la partida a los precios. Sin embargo, el impacto no fue igual para todos. Los salarios del sector privado formal crecieron 45,6% interanual; los del sector público, 40,5%; y los del rubro privado no registrado, 39,9%.

"Los salarios del sector privado no registrado son los que más caen (-6,9% interanual). Es un gran desafío la mejora de los salarios reales de todos los trabajadores, cuestión que irá sucediendo en la medida que se siga consolidando la reactivación y que la inflación se sostenga en niveles moderados", sostuvo Nadín Argañaraz, titular del IARAF.

"La situación de los trabajadores informales es la más crítica, ya que llevan siete meses seguidos de caída real de los salarios. Los planes del gobierno tendientes a incentivar la creación de trabajo formal son vitales, dada la caída de puestos formales que se generó con la pandemia", precisó.