MAR DEL PLATA - Cuando en el país el avance del coronavirus​ generaba temor entre los argentinos y el Gobierno empezaba a tomar las medidas para restringir la circulación, la ex jefa de policía de Mar del Plata Laura Rodríguez celebró su cumpleaños con una fiesta para 60 personas en la que estuvo su hija, que había llegado el día anterior desde Estados Unidos y no cumplió con el aislamiento.

El hecho, que ocurrió el viernes en la ciudad balnearia, obligó a la activación del protocolo y la cuarentena obligatoria para todo el grupo familiar debido a que entre los invitados estaba María Gómez, la hija de la ex jefa policial con el comisario inspector Julio Gómez, jubilado de la departamental de Tandil, según informó el diario La Capital.

El salón de fiestas está ubicado en Constitución 5573 y María Gómez asistió al evento apenas un día después de haber regresado de Estados Unidos, cuando en realidad debió haber realizado un aislamiento preventivo de 14 días. El propietario del salón se comunicó luego con Clarín y aclaró que ignoraba que esta persona hubiera llegado recientemente de un viaje. La contratación del evento se había realizado tres meses atrás.

La realización de esa fiesta se conoció rápidamente en las redes sociales a través de la indignación de algunos allegados a quienes participaban del evento y disparó el protocolo para toda la familia poco después.