CAPITAL FEDERAL - Al menos la mitad de la población de koalas en Australia habría muerto después de que los incendios arrasaran una isla santuario.

Los científicos aseguran que los incendios que azotan el sudeste del país desde hace cuatro meses mataron a cientos de miles de animales nativos sólo en el estado de Nueva Gales del Sur.

La isla Canguro, una turística zona natural frente a las costas del estado de Australia del Sur, es el hogar de muchas especies nativas, entre ellas los koalas, cuya población se estima en 50.000. 

Incendios en Australia: murió la mitad de la población de koalas y corren peligro de extinción

En los últimos días, las condiciones se agravaron. Uno de los focos se propagó rápidamente en ese lugar y, el viernes, arrasó 170.000 hectáreas, una tercera parte de la misma. Allí, desapareció "más del 50% de la población" de koalas ya que "las heridas son extremas. Otros se quedaron sin hábitat donde ir, así que morirán de hambre en las próximas semanas", detalló a la agencia AFP Sam Mitchell, del parque natural de la Isla Canguro, quien está recaudando fondos para tratar a los animales heridos.

Los koalas de la isla Canguro son especialmente importantes para la supervivencia de la especie en estado salvaje ya que son el único grupo importante que no sufre de clamidia, una infección bacteriana asintomática que puede provocar ceguera, esterilidad y la muerte, según detalla un estudio de la Universidad de Adelaida publicado en julio padado.. "Son un seguro para toda la población", indicó Jessica Fabijan, quien estuvo a cargo de la investigación.

"Es una de las mayores tragedias para la población desde finales del siglo XIX, cuando los cazaban por sus pieles", lamentó la científica. 

MALA CALIDAD DEL AIRE

De acuerdo a la base de datos de la calidad del aire IQ Air Visual, la calidad del de Canberra es la peor del mundo. Por eso, los espacios públicos, museos, parques, empresas y universidades de la capital se clausuraron y se cancelaron algunos vuelos destinados a la ciudad. Además, el Departamento de Interior  recomendó permanecer en los hogares al menos durante 48 horas debido a la mala calidad del aire.

Hasta el momento se contabilizaron un total de 23 muertos y más de 1.500 viviendas fueron destruidas como consecuencia de los incendios que azotan desde septiembre pasado a Australia.