En las últimas horas el Gobierno reavivó la polémica al impulsar, a través del Poder Legislativo, el Impuesto a la Herencia para todas las provincias. A raíz de la noticia, surgió la duda de cómo se pagaría, quienes quedarían excentos y a quiénes alcanzaría el gravamen.

Uno de los ejemplos claves a tener en cuenta para conocer cómo podría aplicarse en caso de ser aprobado es el de la Provincia de Buenos Aires, donde se encuentra vigente desde el año 2011.

El proyecto, cabe destacar, se trata de un impuesto a aplicar a todo aumento de riqueza obtenido a título gratuito como consecuencia de una transmisión o acto de esa naturaleza, comprendiendo así a “bienes situados en su territorio y/o beneficie a personas humanas o jurídicas domiciliadas en el mismo”.

De esta manera, quedarían alcanzadas herencias, donaciones, entre otros traspasos de bienes y fondos.

En Buenos, Aires, por ejemplo, el mismo se paga cuando las transmisiones gratuitas superan los $1.344.000 en el caso de que sean de padres, hijos o cónyuges, o de $322.800 para otros parentescos.

Las alícuotas, por otro lado, van desde 1,6% en herencias menores a los $616.137 hasta el 6,4%, en aquellas que superen los $78 millones.

Las personas a alcanzar también es una duda vigente. En este caso, el territorio que actualmente gobierna Axel Kicillof lo establece en relación a toda aquella persona física o jurídica que reciba un bien ubicado en esa provincia, algo que podría trasladarse al resto de las jurisdicciones en caso de ser aprobado en todo el país.

Aquellos excentos de pagarlo, por otro lado, son quienes por 5 años mantengan el bien heredado como bien de familia.

Finalmente, las propiedades se valúan de acuerdo a su valor fiscal, impositivo de referencia y de mercado, de acuerdo a lo establecido por la ley actual.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!