En redes sociales, especialmente en Tik Tok, circulan videos engañosos que muestran a personas, supuestamente vacunadas de coronavirus, con imanes pegados en el brazo. Desde la plataforma ya tomaron medidas y algunos ya fueron eliminados. Por su parte, Facebook e Instagram etiquetan este tipo de imágenes con advertencias sobre contenido falso. 

Roberto Debbag (MN 60253), vicepresidente de la Sociedad Latinomericana de Infectología pediátrica, es determinante: "Es fake".

"No hay nada científicamente demostrado: es una fakenews. No está demostrado", coincide Isabel Casetti, médica infectóloga (M.N. 55.583).

IMANES, DISPOSITIVOS DE RASTREO Y METALES PESADOS

✅ Los componentes de las vacunas son públicos y ninguno de ellos provoca atracción magnética. Se pueden consultar en los documentos técnicos en poder de la Agencia Europea del Medicamento: tanto de AstraZeneca, como de Pfizer, Moderna y Janssen. Además, se especifica la cantidad de líquido de cada dosis, 0,5 ml para todas, salvo Pfizer, en cuyo caso es de 0,3 ml. Respecto a la Sputnik V la información está disponible en: www.sputnikvaccine.com

✅ Si bien es cierto que algunas vacunas contienen sales de aluminio, estas son muy inferiores (menos del 1%) a las que, de forma natural, contienen los alimentos que consumimos con frecuencia, según afirma este texto del Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Las sales de aluminio tienen un papel adyuvante en las vacunas, es decir, “contribuyen a potenciar la respuesta inmune de la vacuna”, explica Jaime Jesús Pérez, vocal de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

¿SE DESCONFÍA DE LAS VACUNAS POR LA VELOCIDAD EN LA QUE SE DESARROLLARON?

De esto se habló en un webinar organizado por la Universidad ISALUD, en asociación estratégica con la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones (SBIm) y la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE). El grupo de trabajo de la región de Latinoamérica tiene el objetivo principal de fortalecer la confianza de la población y del equipo de salud en las vacunas.

“Las personas piensan distinto: una cosa son las vacunas en general y otra, las vacunas anticovid”, plantea Isabella Ballalai, Vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones (SBIm).

“La población no cambió su percepción de confianza sobre las vacunas tradicionales, pero en Brasil este año cambió la adherencia a la vacunación sobre la influenza que es de un 38 por ciento cuando el año pasado fue del 100 por ciento. Lo que cambió fue la percepción del riesgo. Cuando hay un brote, las personas buscan la vacuna”, ejemplificó.

“Cuando preguntamos a las personas por qué no se vacunarían, entre los que tienen menos confianza, hay algunos que prefieren postergar, otros que creen que es innecesario, pero en el momento que hicimos la encuesta figuró un porcentaje importante que manifestó que ‘faltan etapas de prueba’. Las personas empezaron a cuestionarse aspectos que hasta el momento desconocían: fases, inmunidad de grupo, etc”, muestra Guadalupe Nogués, doctora en Ciencias Biológicas, asociada en proyectos de Salud y Vacunas de la Fundación Bunge y Born.

Este viernes darán a conocer un monitor sobre cómo se está hablando de vacunas en las redes sociales.

Fuente: TN