En 1969, Hugo Valverdi junto a su por entonces esposa María Juana Cereceda fundaron El Camaruco, un ballet de danzas que representó a Comodoro y a Chubut en el escenario de Cosquín y en innumerables escenarios de Europa, América y Asia. El covid le arrebató la vida a un hombre que supo hacer del folclore un producto de exportación y dejar un gran huella en la cultura de la ciudad. 

Hugo Valverdi, el hombre que convirtió al folclore de Comodoro en un producto de exportación

Hace tan solo unas semanas, Daniel Millalonco el joven que junto a Carlos Monllor se consagraron campeones nacionales de bombo, recordaba aquellos años en que la pequeña Río Mayo, Hugo Valverdi, le daba sus primera clases de folklore, danza que años más tarde lo llevarían a Cosquín y diferentes escenarios de Europa. 

Eso fue Hugo Valverdi para la cultura de esta región del sur de la Patagónico: un hacedor cultural que se animó a soñar y que contagió una pasión a miles de jóvenes de Comodoro Rivadavia y alrededores.

Este jueves Valverdi falleció producto de las complicaciones que le produjo el Covid - 19 y con él quedó un legado de música, folclore y danzas, de la mano de El Camaruco, aquel ballet que en 1969 formó junto a María Juana Cereceda, su ex esposa, y madre de sus hijos. 

Hugo Valverdi, el hombre que convirtió al folclore de Comodoro en un producto de exportación

De Comodoro a Europa 

El ballet “El Camaruco” inició sus actividades 1969. Su base fueron integrantes de diferentes agrupaciones, como el ballet de Academias Orión, y la Peña Juvenil del Centro Catamarqueño de Comodoro. 

Diez le bastaron para que la Municipalidad de Comodoro Rivadavia la nombre “Ballet Oficial de la ciudad de Comodoro Rivadavia”, era el inicio de una historia de representación e identidad.

Es que El Camaruco representó numerosas veces a Chubut y a Comodoro Rivadavia. No solo en grandes escenarios de la provincia, sino también en la luna de Cosquín, donde muchas veces, su hijo, Nazareno, ofició de director, en los últimos años.

Hugo Valverdi, el hombre que convirtió al folclore de Comodoro en un producto de exportación

Cuenta la historia, que en 1986, Hugo y María Juana se animaron a soñar y emprendieron la primera gira internacional. Durante un mes recorrieron una veintena de escenarios de las más de ciudades de España y nunca más pararon.

Solo esa década, tres veces más fueron a Europa, y en los 90, cuando el paridad cambiaria del 1 a 1 lo permitía siguieron viajando con chicos repletos de sueños. En 1995 el ballet fue a las principales plazas turísticas de Brasil; y en 1999 se presentó en Holanda. 

En la última década el ballet estuvo en Francia, Rusia y Ucrania.