CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Hugo Sigman es el dueño del Grupo Insud, al que pertenece el laboratorio mAbxience, integrante del consorcio internacional que fabricará la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford en la Argentina. 

El empresario, que actualmente radica en España y ahora cautiva la atención del país entero, es propietario -en la localidad chubutense de Cholila- de Los Murmullos, la cabaña de cría y genética bovina que se especializa en las razas Angus y Hereford.

Las empresa farmacéuticas de Insud son Chemo (materias primas), Exeltis, mAbxience y Xiromed (genéricos en EEUU y Europa) y son accionistas de Sinergium Biotech (vacunas humanas complejas), Elea Phoenix, la química Maprimed, Bioceres, Inmunova y Biogénesis Bagó.

En el rubro agronegocios producen granos, leche, carne y madera a través de Garruchos Agropecuaria, Pomera Maderas y Cabaña Los Murmullos. Publica libros, Le Monde Diplomatique y Review. Y tiene la productora de cine Kramer & Sigman Films, con la que filmó Relatos salvajes y La odisea de los giles, entre otras.

Según publica La Nación, Sigman es uno de los pocos empresarios de la industria farmacéutica que, a diferencia de sus colegas, no lo avergüenza coquetear con la política. No le tiene miedo a las reuniones públicas con presidentes ni, incluso, a las donaciones para financiar campañas electorales. Tampoco a manifestar públicamente sus simpatías con la centroizquierda, que suele idolatrarlo como un "empresario progre".

A pocos años de haberse recibido de médico psiquiatra, Sigman dejó su trabajo en el hospital Policlínico de Lanús para mudarse a Barcelona ante la llegada de la última dictadura militar.

Sigman, de 76 años, hoy vive en España, pero reparte buena parte de su tiempo y sus relaciones en la Argentina. Su holding, el Grupo Insud, que fabricará la vacuna para combatir el coronavirus, produce en medicamentos en ambos países, pero también se expandió al mercado asiático, con inversiones en China. Su fortuna está valuada en US$2000 millones, según la revista Forbes.

A lo largo de los años, el empresario construyó decenas de relaciones con políticos de todo tipo. Es amigo del expresidente español Felipe González y mantiene una excelente relación con el mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, quien financiará la vacuna del coronavirus que hará su laboratorio. Sigman y Slim suelen compartir desde hace un tiempo un encuentro que junta a los multimillonarios del mundo con sus hijos una vez por año para intercambiar experiencias.

Sigman se ganó otras amistades con dirigentes políticos argentinos. Es amigo del ministro de Salud, Ginés González García. "Son de las misma generación, se conocen muchísimo", sintetiza una persona que los conoce a ambos. También es amigo del gobernador tucumano, Juan Manzur, cuyo desembarco en el Ministerio de Salud durante la gestión de Cristina Kirchner fue atribuida por varias fuentes al empresario.

"Apoyé al kirchnerismo mientras era socialdemócrata. Después me distancié", dijo Sigman en una entrevista al diario El País de España en 2016, pero siempre tiene palabras cálidas para definir a Cristina Kirchner. Varios años después, el empresario y el kirchnerismo parecen haberse reencontrado. Ayer, sin ir más lejos, el presidente Fernández habló por Zoom con el empresario antes de hacer el anuncio sobre la producción de la nueva vacuna. Y en febrero lo recibió en la Casa Rosada junto al CEO de Netlfix. 

Mantiene buenas relaciones con Cristina Kirchner y con La Campora, en especial, con Eduardo "Wado" de Pedro, ministro del Interior. Las relaciones familiares, además, lo acercaron a otros dirigentes. Su hijo menor, Lucas Sigman, fue compañero de estudios y militancia en el Colegio Nacional Buenos Aires de Matías Lammens, ministro de Deportes y Turismo. Leandro Sigman, otro de sus hijos, era compañero en la Facultad de Económicas con Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Pero la ayuda para el regreso del kirchnerismo no sólo se mide en dinero. Sigman fue el celestino para que Fernández recibiera al empresario argentino más próspero de los últimos años, según él mismo reconoció. Fue el gestor del encuentro entre Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre, y el candidato kirchnerista después de las PASO que sentenciaron las últimas presidenciales.

La relación con el kirchnerismo vivió su primer idilio por otro brote a nivel global: la gripe A. La Argentina necesitaba vacunas para enfrentar el nuevo virus, entonces Sigman se asoció con el laboratorio suizo Novartis para producirla en el país. El Estado, a cambio, se comprometió a comprarle hasta la actualidad unas 10 millones de dosis por año que se incluyeron en el calendario oficial.