BUENOS AIRES - El gobierno bonaerense unificó este viernes las bases de datos en las que se registran las muertes por coronavirus del distrito y actualizó la cantidad de fallecidos desde el comienzo de la pandemia. La cifra se elevó así a los 12.566, unos 3523 más de los que habían sido reportados hasta ahora. De esta forma, el índice de letalidad por COVID-19 de la provincia de Buenos Aires es del 3,2% y el de la Argentina, del 2,70%. El promedio mundial es del 3%.

El ministro de Salud de la provincia, Daniel Gollan, explicó en conferencia de prensa que el distrito “utilizará una nueva herramienta para el registro de información sobre los fallecidos por coronavirus con el objetivo de terminar con el subregistro de los mismos”.

“Con el desafío de medir la pandemia en tiempo real, comenzamos a utilizar información proveniente de tres bases de datos: el Sistema de Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), el Sistema de Registro de Camas (SIGEC) y el Registro de las Personas que elabora los certificados de defunción en forma digital”, dijo.

Según publicó TN, hasta ahora, la Argentina registraba 326 muertos por millón de habitantes. Sin embargo, con las nuevas cifras conocidas este viernes, hay 406 muertos por millón, lo que eleva el índice de letalidad por COVID-19 del país es del 2,70%.

Según se informó durante la conferencia, Buenos Aires incorporó un total de 3523 muertes que hasta ahora no habían sido reportadas.  

Según esa triangulación, la tasa de letalidad que el SISA ubicaba en el 2,2% ascendió ahora hasta el 3,2%. El grupo etario que más muertes registró es el de 70 a 79 años, con 3420 casos; le sigue el de 80 a 89, con algo más de 3000 casos y el de 60 a 69 con 2700.

Del total de víctimas fatales, el 55,3% son hombres y el 44% mujeres. El 88,4% de las muertes corresponden a la zona metropolitana del AMBA y el 11,6 al interior de la provincia de Buenos Aires.

El nuevo esquema de carga reveló que en la provincia de Buenos Aires se realizaron 909.800 testeos y que la cantidad de casos confirmados es de 392.368, de los cuales 321.466 ya se recuperaron. 

La zona del AMBA concentra 346.822 casos mientras que el interior registró 45.546 casos, aunque en los últimos días presenta una curva de crecimiento y concentra alrededor del 23% de los casos diarios que registra la provincia.

Gollan precisó que la metodología de trabajo que se aplica desde hoy “consiste en cruzar las tres fuentes de información y llegar a los datos más precisos obtenidos de todas las bases de información existentes”. Explicó que, hasta el momento, el registro solo se basaba en los muertos que se cargaban en el SISA. “En épocas de pandemia sufre una demora en la carga de datos, lo que nos impide conocer la cantidad de fallecidos día a día y en tiempo real”, dijo.

Aseguró que el SISA, el sistema en el que los establecimientos sanitarios deben cargar los datos de los muertos y sus causas, “es sólido y muy bueno”, pero "como sucedió en muchos países de Europa y América, presenta demoras en la carga”, explicó.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

La presidenta del Pro, Patricia Bullrich, expresó duras críticas a través de su cuenta de Twitter. “Prorrogaron la cuarentena una y otra vez, hasta dijeron que dominábamos al virus. Tras 6 meses nos enteramos que hay 3523 nuevos bonaerenses fallecidos. ¿Así tomaron decisiones?", apuntó. "Han hecho un desastre en salud, economía, educación y libertad. Profundizaron todos los problemas”, agregó la exministra de Seguridad.

Patricia Bullrich on Twitter

Por su parte, el exsecretario de Medios durante el gobierno de Mauricio Macri, Hernán Lombardi, disparó: “Descalificaron al que pensaba diferente. Se proclamaron propietarios de la única verdad. Argumentaron y acusaron. Ahora vemos que se basaban en datos erróneos y falacias. Ante la realidad evidente crecerán en agresividad”.

Hernán Lombardi on Twitter

Además, diputados y senadores de Juntos por el Cambio emitieron un comunicado en el que pidieron a Axel Kicillof “y a las autoridades del área de Salud que asuman sus responsabilidades sin improvisaciones ni mentiras”. Según expresaron en el texto, esta modificación se trató de “un acto de irresponsabilidad manifiesta por parte de un gobernador que ha confiado la gestión de la pandemia a funcionarios de dudoso profesionalismo”.

Fuente TN