LUOHE - Las autoridades encontraron muertos a cinco mil gatos, perros y otras mascotas en un almacén en China. Según relató la hermana Hua, fundadora del grupo de rescate de animales Utopía a CBS News "el lugar estaba abarrotado de cajas con miles de animales que ya habían muerto, y todo el lugar apestaba a cuerpos en descomposición. Fue como un infierno".

Entre los animales también hallaron conejos y cobayos. Todos murieron asfixiados debido a que las jaulas de plástico o metal en las que serían enviados a sus nuevos dueños fueron cubiertas con cajas de cartón con pocos orificios, lo que les impidió respirar.

A su vez, las mascotas tampoco tuvieron comida ni agua durante una semana antes de que fueran halladas muertas en el centro de Dongxing Logistics ubicado en la ciudad de Luohe, en Henan, de acuerdo con CBS News.

"Era obvio que murieron de asfixia, deshidratación y hambre", dijo Hua.

Si bien China prohíbe el envío de animales vivos en cajas de cartón, es probable que estos animales se compraran en línea como mascotas y se hayan quedado varados en el depósito de logística debido a que la empresa de logística involucrada puede haberse negado a concluir el envío para evitar violar las leyes de transporte.

"La falta de comunicación dentro de la compañía y la inconsistencia de la implementación de las regulaciones de transporte llevaron directamente a la tragedia", dijo la activista. "Por supuesto, tanto los compradores como los vendedores también tienen la responsabilidad", indicó.

La empresa dijo a los medios locales que no estaba al tanto del incidente, pero que su personal había confirmado que permitía el transporte de animales vivos en cajas con agujeros, según el periódico Global Times.

Hua y sus 20 compañeros voluntarios lograron rescatar a 200 conejos, y 50 perros y gatos que sobrevivieron. Muchos de ellos fueron adoptados y otros que resultaron gravemente enfermos fueron enviados a clínicas veterinarias.

Mientras tanto, las autoridades locales organizaron la recolección, desinfección y sepultura de los miles de animales muertos. 

Tras terminar su labor en ese centro logístico, Hua y su organización se enteraron del transporte de otro lote de animales en Dameng, China. Después de más de 13 horas de rescate, el grupo pudo salvar a otros mil animales; sin embargo, en ese segundo lugar fallecieron otros mil.

"Dada la pandemia de COVID-19 que enfrentamos, es aterrador que esos animales vivos sean transportados de esa manera, e incluso que terminen muertos", dijo la activista, quien pidió a las personas que quieren tener una mascota adoptar en lugar de comprar.

Fuente: Clarín