ESQUEL (ADNSUR) - La ciudad de Esquel vive una situación complicada con el aumento de casos de coronavirus en el marco de la segunda ola que afecta a todo el país. El intendente de la localidad chubutense, Sergio Ongarato, aseguró que si bien adherirán a las restricción nocturna, tienen complicaciones para controlar porque tienen inspectores "aislados o enfermos" por coronavirus. Y afirmó que incluso en el municipio hay varias áreas resentidas por la falta de personal.

En este contexto, el secretario de Coordinación, Gestión y Finanzas de la municipalidad de Esquel, Matías Taccetta, afirmó son más de 100 las personas que no están trabajando en el municipio por aislamiento, de las cuales 5 son del área de Hacienda, por positivos de Covid, contactos estrechos y empleados con presentación de declaración jurada por razones de salud, que no concurren.

"De acuerdo a lo dialogado en la reunión de Gabinete del pasado martes, las medidas que se vayan a tomar en la ciudad, están supeditadas a las que dispongan el Gobierno Nacional y Provincial. La idea no es recortar actividades, sino tener más preventores en la calle, recomendando respetar el distanciamiento social, uso de tapaboca y utilización de alcohol en gel", dijo a Diario Jornada.

Por su parte,  Ongarato recordó que “en Esquel y la cordillera, la pandemia empezó 8 meses después de la llegada a Buenos Aires. Esto generó que nosotros estemos en un escalón inferior a otras localidades de la provincia y el país. Aquí, los casos van aumentando. Ayer martes, había una fila importante en el Plan ‘Detectar’”.

Y en este marco, reconoció que “tenemos problemas serios para brindar el servicio en la Municipalidad porque todos los días aparecen empleados con Covid con sus consecuentes contactos estrechos. Hay muchas áreas resentidas para ofrecer las tareas municipales. Ahora, el Secretario de Gobierno y otro funcionario están con Covid. Yo estuve aislado 5 veces. Todavía no me vacuné y lo voy a hacer cuando la gente de Salud me lo diga. Hasta ahora, estamos con los mayores de 80 años y con las personas de riesgo”, detalló.