BUENOS AIRES (ADNSUR) - El titular del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Claudio Ambrosini, confirmó este luens, tras el decreto presidencial que declaró servicio esencial a la telefonía fija y móvil, internet y cable, que desde el organismo comenzarán a delinear la puesta en marcha de una tarifa social para estos servicios.

Vamos a tener una reunión con todos los directores de Enacom para empezar a diseñar una tarifa social que pueda cumplir con las expectativas de la gente”, dijo Ambrosini. Asimismo, explicó que el objetivo es que la gente se pueda educar y acceder a un servicio lógico en cuanto a prestaciones, y sostuvo que la idea es que el servicio "tenga el alcance suficiente para evitar que en dos minutos te quedes sin datos o sin llamar por teléfono”.

El funcionario además habló sobre las críticas de la oposición al DNU firmado por el Ejecutivo, y dijo que  “se habla de estatizaciones" cuando se está "muy lejos en el espíritu del DNU de tener esa concepción”. Y i precisó que el objetivo es “sentarse con las empresas y pedirles que acompañen la marcha de la economía" ya que a nivel mundial y en la Argentina "no" se está "pasando por un buen momento”.

Además, aclaró que aún no tiene información respecto de si algunas empresas afectadas por el DNU irán a la Justicia, aunque aseguró que desde el organismo no tienen "ningún temor". "Sabemos de la manera que lo hicimos y de momento no tenemos ninguna comunicación de las empresas”, dijo.

Por su parte, el vicepresidente del Enacom, Gustavo López, aseguró que el DNU es “una medida sensata” porque “en medio de la pandemia no se podía soportar un segundo aumento, ya que en marzo había habido un aumento de estos servicios”.

Y explicó – a Télam - que la tarifa social se establecerá para estos servicios, ya que “el Enacom invertirá un fondo de mil millones de pesos en infraestructura en los barrios populares”. Mientras que sobre los cuestionamientos de la oposición a los términos del decreto, López afirmó que “en la Constitución está incorporado el derecho del consumidor y los tratados internacionales de derechos humanos, y este derecho a la comunicación es un derecho humano básico”.