CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Claudio, uno de los empleados de la funeraria que fue despedido tras aparecer en una foto al lado del cadáver de Diego Maradona, pidió perdón a la familia del astro, dijo que no quiso molestar a nadie y denunció que está recibiendo graves amenazas.

Según contó, su trabajo era manejar la camioneta, preparar el cuerpo y buscar "que todo saliera bien para la familia".

"Estábamos acomodando para llevarlo y me dicen 'flaco' y levanté el pulgar y listo. Pido perdón. No lo hice en vida, no lo voy a hacer fallecido. Se que mucha gente está ofendida, pero no quise molestar a nadie", explicó a Radio 10 sobre la imagen en la que apareció junto a su hijo.

Además, recordó que tuvo la oportunidad de tratar a la familia en los funerales del resto de la familia Maradona, e incluso llevó "el féretro de don Diego".

"Que nos van a matar, a romper la camioneta, a lastimar a nuestros hijos", describió sobre las amenazas recibidas.

"No fue sacada de mi teléfono, la sacaron de otro teléfono. Jamás pensé que lo iban a pasar o un grupo o qué", contó a Tomás Méndez, en Vuelta de Rosca.

"En ese momento eran los nervios de que quede bien Maradona y los familiares puedan despedirse de Diego y que quede bien, y que quede bien la empresa, que no tiene la culpa de esto", describió.

También confirmó que fue despedido de la empresa, "por algo que yo no hice".

"Si se ve la foto, soy el de anteojos, justo levanté la cabeza. Y mi hijo el pulgar. Solo quería preparar a un ídolo", dijo.

Según contó, la mayoría de las amenazas que recibe son provenientes de un grupo de la barra de Argentinos Juniors.