CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, ingresó este miércoles por la mañana al Sanatorio Otamendi de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para someterse a una chequeo general. 

Según detallaron sus asesores a Infobae, el funcionario se realiza un chequeo general de rutina, que incluye exámenes de laboratorio de perfil tiroideo y una consulta nutricional, y descartaron un problema de salud más grave.

Las fuentes consultadas aseguraron que desconocían si el ministro sería sometido a un testeo por coronavirus.

González García, de 74 años, quedó como ministro de Salud al frente de la estrategia sanitaria del gobierno nacional en medio de la pandemia del coronavirus, lo que lo expuso a elevados picos de exposición pública y estrés.

Ginés González García se realiza un chequeo médico en el Sanatorio Otamendi

Según había detallado el ministro en una entrevista con el periodista Ernesto Tenembaum en radio Con Vos, contó que había cambiado algunos hábitos personales para cuidarse especialmente de la enfermedad, teniendo en cuenta que integra uno de los grupos de riesgo tanto por su edad como por el hecho de tener sobrepeso.

 “Tengo riesgo aumentado pero toda mi vida me dediqué a esto y es un honor estar en un lugar como este en este momento. Me cuido con el distanciamiento y voy de casa al trabajo y de vuelta a casa. Nos juntamos mucho por teleconferencia y en el ministerio solo hay un 8 o 9 % del personal, con distancia de cinco metros”,  manifestó en ese momento.

El fin de semana, el funcionario estuvo en la Quinta Presidencial de Olivos para definir junto al Presidente y los gobernadores las características de la etapa de la cuarentena que se inició el lunes 25 de mayo e incluyó nuevas restricciones en el Área Metropolitana. Su último actividad pública fue el martes, junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Presentaron Tele-Covid, un sistema de consultas médicas que lanzó el gobierno nacional.

La semana pasada había adelantado en contacto con Infobae la posibilidad de que se aíslen algunos barrios de emergencia donde se detecten focos de la enfermedad que mantiene en vilo al mundo, tal como terminó sucediendo en Villa Azul.