Florencia Creser tiene en Comodoro un proyecto de gestión menstrual sustentable. Como emprendedora decidió llevarlo adelante para acompañar el cambio de mirada que la sociedad y las mujeres están teniendo sobre sus períodos menstruales, algo que durante décadas fue tabú y ahora se hace visible y se revaloriza como parte del ciclo natural, pero que aún arrastra muchos mandatos sociales, culturales y hasta económicos.

Florencia fabrica toallitas sustentables hechas en tela, y explica que "hay protectores diarios y protectores para los días de la menstruación", y que estos últimos pueden usarse unas 3 ó 4 horas dependiendo la cantidad de flujo y el día del ciclo menstrual.

Remarca que estas toallitas tienen un costo de $300 en adelante y tienen beneficios desde lo económico, desde la salud y desde el cuidado del medio ambiente.

Desde lo económico porque tienen una vida útil de hasta 5 años, lo que permite pasar ese tiempo con la misma inversión que una mujer tiene que hacer en tres o cuatro meses. Desde la salud porque al ser materiales naturales no producen alergias, ni reacciones a los químicos o plásticos de las compresas industriales. Y son ecológicas, porque al cabo de 5 años una mujer puede descartar las toallitas que viene usando de una manera amigable con el ambiente, y en ese mismo tiempo habría desechado cientos de toallitas  plásticas que tardan cientos de años en degradarse.

Florencia comenzó con este proyecto porque es mamá de dos hijos, y ya con ellos utilizó pañales de tela. Entonces pensó que también esto podía aplicarse para la menstruación.

En cuanto a la limpieza de las toallitas de tella, explicó que "la higiene es muy simple: primero hay que ponerla en un recipiente con agua fría para desprender y una vez pasado ese proceso se puede lavar perfectamente en lavarropa o a mano". Asegura que no hay olores desagradables, y que en la higiene hay que tener algunos tips como dejarlas secar al sol en lo posible porque el sol mata todas las bacterias.

En su página de Facebook publica explicaciones y realiza un acompañamiento a todas aquellos que deciden cambiar la forma en que transcurren esos días del mes, dejando de lado lo industrial y la contaminación por un producto más sustentable, y abrazando la naturalidad de los ciclos femeninos.

Ante la consulta sobre la comodidad si uno no está en su casa y cómo manejar la higiene, comentó que hay unas bolsas contenedoras que ella también diseñó para el momento de tener que cambiar la toallita poder guardarla sin que desprenda olores ni que se filtre su contenido, hasta que regresen a la casa y puedan higienizarlas como corresponde.

Mencionó que el protector diario está realizado con con distintos estampados y distintas telas, y en telas aislantes se usa algodón de poliéster.

Del Instagram de saturnocosturaconsciente