COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El secretario adjunto de la Unión de Trabajadores Gastronómicos de la Comodoro Rivadavia, Mariano Cembellín, dijo este jueves que en lo que va de la cuarentena registraron entre 12 y 15 cierres de restaurantes y hoteles, lo que implicó la pérdida de alrededor de 100 puestos de trabajo. “Tenemos una proyección de otros 50 cierres y 400 trabajadores que están en la cornisa”, advirtió el dirigente, al tiempo que reclamó que se reabra la actividad de este sector.

Para el dirigente gremial, la apertura y vuelta atrás de hace dos semanas significó un golpe más duro para todo el ámbito gastronómico, por lo que advirtió que hay medio centenar de firmas comerciales del sector “que posiblemente no van a poder pasar esta pandemia”, y que muchos trabajadores atraviesan una situación desesperante.

“Como dijo nuestro secretario general a nivel nacional, Luis Barrionuevo, hay más gente muriéndose de hambre que por Covid 19”, manifestó el dirigente, en diálogo con Actualidad 2.0, al tiempo que reiteró el pedido para que las autoridades permitan volver a funcionar. “Estamos pidiendo que se tomen decisiones para que este sector no desaparezca”, manifestó.

Al detallar el cierre de establecimientos que involucraban a alrededor de 100 trabajadores, indicó que “no hubo notificaciones de despido, pero son puestos de trabajo perdidos; hoy se está haciendo todo para que el trabajador salga lo menos perjudicado posible, pero muchas empresas no pueden pagar lo que corresponde”, reconoció.

Fuente: Remi Moebs - Unsplash
Fuente: Remi Moebs - Unsplash

Preparados para reabrir

Mientras se esperaban reuniones que en las próximas horas podrían rehabilitar el funcionamiento de estos sectores (una posibilidad que fue confirmada por el ministro Puratich para el próximo fin de semana), el dirigente señaló que en la etapa anterior se contaba con todos los elementos para garantizar las condiciones de seguridad.

“Se hizo todo lo necesario para cumplir con los protocolos –detalló-, está todo previsto para cumplir con las normas de cuidado y prevención. Pedimos que se permita volver a trabajar porque este sector se está muriendo y podría traer otras consecuencias más graves, que no se tuvieron en cuenta a la hora de adoptar las medidas de la cuarentena”.

Otro inconveniente es que durante el cierre los comercios no han podido cumplir, en una alta proporción, con el pago de al menos el 75 por ciento de los salarios correspondientes al mes, según lo acordado a nivel nacional por el gremio y las cámara empresarias. “Muchas empresas no están cumpliendo con ese acuerdo y está difícil hasta para hacer el reclamo”, concluyó.