Garbarino vive una de sus peores crisis en sus 70 años de historia en el país, pasó de tener 200 locales a 139 y de 4.325 empleados a 3.800 en los últimos meses.  Y las dificultades para hacer frente al pago de salarios son un hecho que preocupa a los trabajadores.

Desde el Centro de Empleados de Comercio (CEC) de Comodoro Rivadavia, Matías Silva, contó a ADNSUR la situación que viven los empleados de la sucursal local. "Vienen arrastrando hace un par de años complicaciones económicas y esto se ha visto plasmado en el pago de sueldos y las bajas ventas, que han ocasionado que hoy estén adeudando parte del sueldo de abril, sueldo de mayo , junio y el aguinaldo", explicó.

A la fecha,  hay empleados que están suspendidos pero la mayoría está prestando servicio con horario reducido, luego de que la empresa tomará la decisión días de cerrar y  luego decidieran dar marcha atrás abriendo con nuevo horario.

Ante este panorama, una posible salida que se evaluaba era la venta "pero se fue cayendo y todavía estamos expectante de si se realiza o no"  y sobre que va a pasar con los trabajadores. Más allá de eso "se esperan las audiencias a nivel nacional para encontrarle una solución a esta problemática que viene hace rato".

COMPUMUNDO

Asimismo, Silva recordó que la situación de crisis también afecta a Compumundo porque pertenece al mismo grupo de Garbarino. En el caso de Comodoro, ya cerró sus puertas pero la relación se mantiene con los empleados. No se ha podido arribar a un acuerdo para finalizar la relación laboral porque la empresa afirma que " no tiene el dinero".

"Cerró sus puertas y entregó el local, pero tiene la deuda mensual porque no abonan los salarios. Ya se los intimó", pero hasta el momento no han tenido novedades.