Un hombre pasó de la alegría a la desazón en cuestión de segundos luego de ganar 750 mil dólares en la lotería, pero descubrir que no podía cobrarlos por ser inmigrante ilegal.

El hecho ocurrió en California, Estados Unidos, y el protagonista es un ciudadano oriundo de Oaxaca, México, quien para obtener su dinero debe tener una cuenta bancaria donde se deposite el premio, algo imposible para él por su condición.

Según contó, obtuvo su cupón ganador tras entrar a un local de venta de licores donde compró “dos raspaditos de la lotería uno de 5 y otro de 10 dólares”.

“En ese momento me sentí alegre y al mismo tiempo me bajaron lágrimas”, contó respecto al momento en el que se enteró que tenía en sus manos el premio mayor, pero no iba a poder cobrarlo.

Enterado de su situación, entregó el boleto a otra persona para que cobrara el dinero, una situación que propició una investigación policial que se ha extendido por nueve meses, un periodo de tiempo que dejó al hombre con poco tiempo de márgen para reclamar su premio.

"Lo que sí se requiere por ley es comprobar que están entregando el dinero a la persona correcta”, señalaron fuentes del caso para explicar que no es requisito ser ciudadano estadounidense a la hora de cobrar el premio.