CAPITAL FEDERAL - Hace tres años, Juan Pedro Franco (36) entró al libro Guiness a raíz de su grave cuadro de obesidad. Era el hombre más obeso del mundo y apenas podía moverse, ya que pesaba 595 kilos. Tras luchar contra la enfermedad, bajó a poco más de 200 kilos. Hace un mes atrás tuvo otro impactante desafío que superar y lo logró: venció al coronavirus. 

Con diabetes y la hipertensión controladas y luego de someterse a tres cirugías que le permitieron bajar de peso, ahora el joven venció al Covid-19.

Su mamá, María de Jesús Salas, de 66 años, lamentablemente también se contagió y murió por coronavirus, según informó La Nación. 

"Es complicado porque es una enfermedad muy agresiva. Tuve dolor de cabeza, de cuerpo, se me iba el aire, fiebre. Era una persona con mucho riesgo", relató Franco en diálogo con la agencia AFP desde su hogar en el estado de Aguascalientes, en México.  

"Lamentablemente, mi mamá ya no está y ahora nos tenemos que acostumbrar", expresó Franco.

"Pacientes que son diabéticos, hipertensos, que tienen enfermedades cardíacas, son más susceptibles de sufrir complicaciones graves" por el virus, agregó el doctor José Antonio Castañeda, quien se encuentra al frente del equipo que trató la obesidad de Franco.

En México, uno de cada cuatro fallecidos por coronavirus (más de 74 mil) padecía sobrepeso, al igual que la quinta parte de los más de 700.000 contagiados. Además, muchas de las personas infectadas padecían al menos una comorbilidad como hipertensión, diabetes y obesidad, a menudo asociadas a la mala alimentación y la falta de ejercicio.