Este lunes pasado al mediodía, un cliente -adulto mayor- que tenía coronavirus ingresó en el Banco Nación de la ciudad de Rosario, y se descompensó mientras se encontraba en el área de los cajeros automáticos, por el episodio tuvieron que clausurar el sector del banco del microcentro de la ciudad.

El hombre de unos 70 años de edad sufrió un desmayo cerca de las 13 horas, en el edificio ubicado sobre el cruce de las peatonales Córdoba y San Martín. Por la tarde sólo quedaba una faja en la puerta vidriada y carteles impresos que anunciaban: "Cerrado momentáneamente por sanitización". Lo que nadie sabía explicar era por qué había concurrido a ese lugar una persona enferma por covid-19 si debía permanecer en aislamiento.

Cuando el protagonista se descompensó en el sector de los cajeros y terminales autoservicio, algunos testigos se acercaron para ayudarlo y rápidamente llegaron agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) con la Policía de Santa Fe. De inmediato, ingresaron médicos e incluso llegó una ambulancia hasta el lugar, aunque finalmente no hizo falta que lo trasladaran a un centro de salud.

La sorpresa de la tarde llegó cuando consiguieron reanimar al cliente desvanecido. En ese momento, admitió que padecía coronavirus, por lo que se activó el protocolo para desalojar esa parte del Banco de la Nación, ante la posibilidad de que se produjeran otros contagios.

La entrada del lado de la peatonal San Martín quedó bloqueada hasta este martes a la mañana. Antes de rehabilitar los cajeros, el personal de limpieza de la sucursal desinfectó el lugar por segunda vez en medio de la preocupación.

Un testigo que estaba afuera de las oficinas destacó la asistencia rápida ante el problema de salud que había tenido el hombre desmayado, quien había concurrido solo. Al respecto, agregó que "se fue caminando" después de revelar que estaba incumpliendo la cuarentena obligatoria por covid-19.

Desde la Asociación Bancaria recordaron que vienen reclamando la colocación de dispensers con desinfectante en los cajeros, aunque el caso quedó fuera de todos los pronósticos posibles en relación al problema. "Lo de ayer fue un hecho desafortunado al que estamos expuestos como sociedad y como trabajadores", se lamentó Analía Ratner, secretaria general del gremio en la ciudad.

La sindicalista recordó que Rosario atraviesa una grave situación sanitaria y que por eso piden a las empresas que se limpien las áreas de terminales automáticas de manera periódica. Ante la consulta de Canal 3, agregó el pedido de que se "respeten los turnos y se reduzca la cantidad" de ellos para disminuir el peligro de contagio dentro de las sucursales.