Se trata de Eduardo Sánchez, un hombre de 36 años de edad, quien el martes pasado cerca de las 19 horas llegó a su casa, ubicada en Virrey del Pino, después de jugar al fútbol, y le advirtió a su esposa, Paula, que tenía que ir hasta Laferrere, a cobrar una plata que había prestado, y volvía para la cena. Antes de salir, le avisó: "Si no vuelvo rápido, preocupate". Horas más tarde lo hallaron asesinado.

El cuerpo de Sánchez, a quien lo ejecutaron a quemarropa, fue hallado este miércoles por un vecino del cruce de Gelly y Ciudadela, en el partido de La Matanza, a unos 8 kilómetros de la casa que compartía con Paula y sus hijos de 16 y 10 años.

La víctima trabajaba en un frigorífico y en paralelo se dedicaba a prestar plata. “Entre sus ropas encontramos un listado con nombres y deudas”, dijeron a Clarín fuentes del caso.

La camioneta de Eduardo, una Citroën Berlingo blanca, apareció incendiada en Concordia y California, también en Virrey del Pino, pero a unos 5 kilómetros de donde estaba el cuerpo y unos 13 de su casa.

Así apareció la camioneta del prestamista asesinado en Virrey del Pino.
Así apareció la camioneta del prestamista asesinado en Virrey del Pino.

En relación al vehículo, los investigadores tienen una imagen de ese coche "llegando a la casa de un compañero de trabajo de la víctima, que a su vez lo ayudaba con su actividad paralela de prestamista", dijeron las fuentes y agregaron: “No se descarta ninguna hipótesis".

Cuando Eduardo no regresó a su casa, Paula se preocupó, sobre todo cuando no le respondía los llamados ni los mensajes de WhatsApp. Por ese motivo, decidió recorrer los hospitales buscando a su marido.

Este miércoles, un vecino avisó al destacamento de Lavorato, en Virrey del Pino, que había un cadáver en un predio del cruce de Gelly y Ciudadela: el hombre tenía un disparo en el rostro.

Encontraron a un prestamista asesinado en un descampado de Virrey del Pino.
Encontraron a un prestamista asesinado en un descampado de Virrey del Pino.

Los familiares de Eduardo llegaron al lugar y reconocieron el cuerpo. Paula se había encargado de dar una descripción de la ropa y los tatuajes que tenía el padre de sus hijos cuando denunció su desaparición.También fue la que les contó a los investigadores que el martes, antes de salir de su casa para ir a cobrar esa plata, le dijo volvería en unos cuarenta minutos para poder cenar juntos y que luego se acostaría porque estaba cansado.

La frase “si no vuelvo rápido preocupate”, dejó preocupada a la mujer. Sobre todo cuando pasó una hora y no regresaba. Según las fuentes, no está claro a quién, supuestamente, le fue a cobrar el dinero. "La víctima no iba con tranquilidad a cobrar esa deuda, por lo que le dijo a la esposa", analizan.

La causa es investigada por el fiscal Gastón Duplaa, de la UFI Temática de Homicidios de La Matanza.