FRANCIA - El primer ministro de Francia, Jean Castex, dijo este martes que no puede garantizar que bares y restaurantes reabran el próximo 20 de enero como había anunciado previamente, e insistió en que la medida dependerá de la situación epidémica.

"Me rompe el corazón cerrar los restaurantes, pero es necesario. ¿Podemos garantizar hoy que abrirán el 20 de enero? La respuesta es no. Dependerá de todos nosotros, de cómo pasemos estas fiestas", manifestó Castex en una entrevista en la emisora Europe1.

El jefe del Gobierno francés insistió además en su advertencia de que el período navideño es "propicio a una aceleración del virus", un temor que ya ha llevado al Ejecutivo a mantener el toque de queda nocturno el 31 de diciembre para evitar las reuniones.

El sector de la restauración es uno de los más afectados por la crisis del coronavirus en esta segunda ola. Ya en octubre, el toque de queda en grandes ciudades les obligó a cerrar a las 9 de la noche, y con el confinamiento tuvieron que bajar la persiana por completo el pasado 30 de octubre.

El Gobierno indicó a finales de noviembre que su voluntad es que reabran el 20 de enero si la situación epidémica lo permite.

Pero por ahora la pandemia no cede terreno y el país está lejos de alcanzar el objetivo de bajar a 5 000 contagios diarios, frente a los 14 000 aproximados de los últimos días, lo que llevó al Ejecutivo a aplazar hasta el 7 de enero la reapertura de museos y salas de espectáculos prevista para hoy.

Esto ya ha despertado la inquietud del sector hostelero, que teme no poder reabrir en la fecha indicada.

TOQUE DE QUEDA NOCTURNO

Francia sustituye hoy el confinamiento nacional por un toque de queda nocturno entre las 20 00 y las 06 00 horas, que se mantendrá hasta el 20 de enero a excepción del 24 de diciembre, Nochebuena, para permitir los encuentros familiares en grupos limitados a seis adultos.

Para reducir riesgos de cara a las fiestas, Castex declaró que, si las familias lo consideran, los niños podrán faltar al colegio este jueves y viernes para cumplir con las pautas del Consejo Científico.

El organismo recomendó este lunes hacer un autoconfinamiento de ocho días en lugar de una prueba de diagnóstico a quienes vayan a recibir personas vulnerables en su hogar el 24 de diciembre.

"Si es posible, autoconfínese ocho días, sobre todo si debe recibir personas vulnerables en Navidad. Si puede permitirse no llevar a sus hijos al colegio jueves y viernes para respetar ese plazo, hágalo", alentó Castex, quien recordó que hacer un test solo tiene sentido si hay síntomas o riesgo de contagio.

Fuente: EFE