RÍO GALLEGOS  - Las cámaras de seguridad colocadas en una vivienda de la capital santacruceña registraron este fin de semana una escena que -aunque no se podría decir que es improbable- si resulta al menos insólita por los detalles de misma. Es que en esta zona de vientos intensos no es raro que las ráfagas arrastren cosas voluminosas. Chapas, árboles, carteles y otros elementos pesados ceden al embate del viento, por qué entonces no habría de hacerlo un pelotero inflable.

 Lo particular de esta historia es que fueron ráfagas repentinas que formaron un remolino y que el pelotero que resultó arrastrado tenía en su interior a varios niños.

El inflable estaba ubicado en el patio de la casa, al fondo, en el área de la entrada de vehículos. A escasos metros, en el quincho, la familia festejaba un cumpleaños infantil.

En un momento de la tarde, las ráfagas se intensificaron y arremolinaron, levantando el pelotero y arrastrándolo varios metros por la entrada de vehículos, hasta llevarlo casi al portón de acceso. 

Las imágenes muestran a los adultos corriendo a sostener el inflable y a rescatar a los chicos que quedaron dentro. Según informa La Opinión, ninguno de ellos resultó herido, aunque sí asustados.