Luego de que el Municipio de Avellaneda aprobara una polémica ordenanza que permite al estado expropiar terrenos "baldíos o en desuso" para desarrollar viviendas sociales, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi, justificó la decisión asegurando que el Gobierno "trabaja sobre el abandono".

"Pusimos la vivienda como un derecho y ese derecho requiere de suelo", manifestó quien fuera intendente de la localidad del sur del conurbano bonaerense previo a asumir su cargo en el Gobierno nacional.

En ese sentido pidió tranquilidad a los sectores privados, y remarcó que se trabaja "con todas las provincias para acelerar las leyes de suelo urbano".

"Avellaneda es una ciudad que tiene muchas superficies industriales abandonadas hace mucho tiempo", explicó Ferraresi, y señaló que "en vez de que las compre gente que quiere invertir, las compra gente que quiere especular".

El proyecto, que había despertado una fuerte polémica tras su sanción, establece que el Municipio pueda hacer uso sin resarcimiento a los propietarios de aquellas tierras que no hayan tenido avances en la construcción tras un plazo de ocho años desde su adquisición.

"Este tipo de ordenanzas existe en los países más desarrollados del mundo: Estados Unidos, Reino Unido, España", argumentó el Ministro.