RAWSON (ADNSUR) - El Ministerio de Seguridad y la Policía del Chubut convocó este martes a una conferencia de prensa en la Sala de Situación para dar detalles de la expulsión de la Institución del efectivo Gabriel Pérez por su participación en delitos de gravedad tanto en nuestra provincia como en Santa Cruz.

El comisario general Miguel Gómez confirmó que “se produjo la ‘destitución en grado de cesantía’ del suboficial Gabriel Pérez, que prestaba servicio en la comisaría 1° de Trelew. Este efectivo ya tenía cuatro actuaciones administrativas que se iniciaron a través de allanamientos que se concretaron en el 2019 en su casa. En ese momento, la División de Investigaciones detectó elementos mal habidos que correspondían a tres causas distintas. Desde ese momento, esa persona quedó desafectada del servicio y en una ‘disponibilidad preventiva”.

“Luego de una investigación administrativa, se determinó que el efectivo sea expulsado de la Policía del Chubut a través de un decreto del gobernador Mariano Arcioni de la semana pasada. Igualmente - el último sábado y por una investigación de la Justicia de Las Heras (Santa Cruz)-hubo un allanamiento en su domicilio, donde se secuestraron elementos en relación con esa causa y quedó detenido. Este sujeto no pertenece más a la Policía del Chubut. Es el mérito de la Institución por haber desarrollado una investigación que culminó con la expulsión de un sujeto que ‘manchó el uniforme’. No vamos a permitir que individuos de esta calaña pertenezcan a la Policía del Chubut”, afirmó.

“Esta persona ingresó a la Policía del Chubut en el 2003 a través de sus contactos políticos. Era un jugador de fútbol del club Racing de Trelew. Tuvo acercamientos con gente del poder político de entonces y pudo acceder de primera mano a la Policía del Chubut. Desde hace algunos años, la mecánica para ingresar a la Institución es muy distinta. Queremos destacar el cambio de paradigma en cuanto a la incorporación de personas a la Policía del Chubut”, subrayó.

"MECÁNICA DE ACOMODO"

Por su parte, el ministro Federico Massoni agregó que “todo esto deja en evidencia la mecánica del acomodo que existía antes en los ingresos y en buscar a la Policía como una salida laboral sin saber los antecedentes. Siendo ingresante, se generó el robo de 5 armas de fuego en el que esta persona ya estaba investigada”.

“Se daba la característica terrible de que vestía el uniforme policial. El detenido precisó que Gustavo Mac Karthy (ministro de Gobierno en el 2003) le permitió ingresar a la Institución. Todos podemos cometer errores. Mac Karthy no debe haber dicho ‘voy a meter a un delincuente a la Fuerza’ pero está el error del concepto porque se mete a alguien a la Policía sin que cumpla con los cursos exigentes. Hoy no entra cualquiera porque hay sacrificios en los campamentos y en las exigencias que proponemos”, aseguró. 

“Pero el punto fuerte está en el rol de la Justicia. ‘¿qué ocurre en nuestra provincia porque no se detiene a aquellos que ponen en crisis la seguridad  de los ciudadanos?’ Hay antecedentes con gente conocida que todavía permanecen en libertad y todavía ponen en riesgo la seguridad de todos los vecinos. Los metemos presos y los dejan sueltos. Se interpreta mal la ley. El juez está posicionado en el lugar del delincuente y no en el lugar de los ciudadanos”, reclamó.

“En Chubut no son más de 120 personas que ponen en riesgo la seguridad de los chubutenses y tenemos que actuar con toda la fuerza de la ley. A algunos de estos sujetos los detenemos tres veces en menos de 24 h y siguen gozando de libertad. Aquel que va a denunciar se encuentra con la burocracia de la denuncia. Si n cambiamos el posicionamiento ante los delincuentes, no vamos a conseguir una sociedad mejor”, completó.