Evan festejó sus 4 años, pero no fue ningún amigo

Evan, de Nueva Jersey, cumplió cuatro años y su mamá le organizó un gran festejo en el salón de fiestas Chuck E. Cheese’s. Para celebrarlo junto a él, invitó a al menos 30 niños, pero nada salió como Angel Kazanis había planeado: no fue ninguno de los amigos de su hijo.

Todo estaba previsto para que sea el gran día de Evan, con comida, un pelotero y juguetes para que los chicos se diviertan. "Mi hijo miraba la puerta todo el tiempo esperando a que alguno de sus amigos entrara, vi la decepción y la tristeza en el rostro cuando pasaban los minutos y nadie aparecía", relató Angel al medio Inside Edition con el corazón roto. No está claro el motivo de la ausencia masiva, si fue un error involuntario o si se trató de algo deliberado contra la familia del pequeño. Lo concreto es que el niño de cuatro años estaba solo en el salón.

Los trabajadores del local tampoco pudieron ocultar la amargura de la situación y Taylor Inzinna, una de las trabajadores, tuvo que ir corriendo a la cocina porque no aguantó las lágrimas. "Estaba muy molesta. La mamá manejó mucho mejor la situación que yo, nunca le demostró a Evan que estaba enojada y lo contuvo, lo que creo que fue asombroso", dijo la mujer.

Al poco tiempo, Taylor se contactó con Angel. Le dijo que desde Chuck E. Cheese’s querían hacer sentir especial a Evan  y le preguntó si podían volver al salón de fiesta ellos dos, pero nunca le dijo de qué se trataba ni mencionó los regalos.

Por su lado, Angel se emocionó aún más cuando vio la cantidad de regalos que los trabajadores del local habían conseguido para su hijo: "Me sorprendió, tuve que evitar llorar. No quería que él viera cómo me afectaba esto. Lo hicieron sentir como si fuera el niño más importante de todo el mundo".

"Me hiciste llorar. Tengo un nene de 4 años y si esto le pasó a él, me rompería el corazón. ¡Lo que hiciste es absolutamente increíble! Sos un ser humano especial, ¡y te deseo todo lo mejor!", le escribió Justyna Maj a Taylor, mientras que otro usuario llamado Craig A. Derrell dijo: "Gracias por ser una persona tan amable y reflexiva. Lo que hiciste por ese niño fue simplemente hermoso. Hiciste una gran diferencia en su vida y la de su madre. Gracias y seguí haciéndolo".