Desde el último incremento, el precio por litro de la nafta súper, tomando como referencia las estaciones YPF de Capital Federal, se ubica en los $ 15,52, mientras que la premium se vende en $ 17.50. En tanto, el diesel común llegó a un precio de $ 14,12 y el diesel premium alcanzó los $ 16,20 en los surtidores.

La negociación está en marcha desde la semana pasada", advirtieron desde una de las grandes empresas del sector. "Si bien desde el Gobierno dijeron que no habría más subas en las tarifas, en el sector de Aranguren entienden las necesidades de las compañías petroleras. Aún no se definió de cuánto sería el aumento", añadieron.

Las petroleras pretenden un incremento del 10 por ciento para recomponer, en parte, sus márgenes tras la devaluación del 40 por ciento que afectó la ecuación de su negocio, ante la necesidad de comprar el crudo a precio dolarizado y comercializar los combustibles en pesos en el mercado local.

Por su parte, desde la Federación de Entidades de Combustibles dijeron no estar al tanto de posibles incrementos: "Nosotros no tenemos ninguna información. El precio actual está bien y es similar al de los países vecinos".

Fuente: La Nación