CHUBUT (ADNSUR) - Daniel Loncón, integrante de la cátedra libre de Pueblos Originarios y nacido en Cushamen, describió la cruda realidad que atraviesan los 17 parajeas que dependen de esa localidad, en la que viven alrededor de 4.000 personas y que sufren históricas postergaciones y falencias, más allá del énfasis solidario de los útlimso días por el temporal que azota a la región.

“Valoro mucho la solidaridad de la gente, pero no debemos perder de vista la responsabilidad del Estado”, pidió el referente, quien sostiene que la zona fue usada como campo de concentración en los primeros tiempos, tras la “conquista” encabezada por el general Roca. Detalló que se inició un relevamiento de mujeres embarazadas, para definir el traslado, ya que el hospital de la locaidad no cuenta con electricidad desde hace una semana.

“Mie hermano es enfermero allá y hoy me comentó que están relevando la cantidad de mujeres embarazadas para trasladarlas a tener sus hijos en los hopistales de El Maitén o Esquel, porque el de Cushamen no tiene electricidad desde hace una semana y funciona por momentos con un grupo generador”, explicó Loncón, quien sostiene el reclamo y reivindicación del pueblo mapuche tehuelche desde una de las cátedras que se dictan en la Universidad Naconal de la Patagonia San Juan Bosco.

Evalúan trasladar a embarazadas de Cushamen hacia hospitales de Esquel o Maitén

PROBLEMAS ESTRUCTURALES

“Hay problemas estructurales, que la atención estatal está hoy en la coyuntura por la emergencia, pero una vez que pasa la tormenta eso no se readecúan los caminos, para que no vuelva a cocurrir, para que las consecuencias de otra tormenta sean menores”, señaló Loncón, en diálogo con Actualidad 2.0.

Describió que en Cushamen centro viven alrededor de 1.000 familias, lo que involucra entre 3.000 y 4.000 personas, pero además se suman los pobladores de 17 parajes dispersos que se vinculan con esa localidad, con otras comunidades que residen en estos. “A veces se informa que se logró llegar hasta un paraje, pero es un poblador o una familia, porque a 15 ó 20 kilómetros hay otros pobladores, aislados en caminos de muy difícil acceso”, añadió. “La gente se acostumbra y muchas se resigna, las conversaciones terminan en ‘qué va’cer, vivimos en el campo y somos pocos, los votos de esta zona no represnetan mucho”.

Evalúan trasladar a embarazadas de Cushamen hacia hospitales de Esquel o Maitén

“Son lugares muy dispersos y además la gente lamentablemente va naturalizando las falencias. Es común escuchar que a la ambulancia del hospita se le rompió una cubierta y no hay repuesto, o que se rompió la usina y no hay electricidad, o que la policía no tiene móvil para llegar hasta un determinado lugar -describió-. Nuestra gente se acostumbra a que eso tarde años en resolverse, algo que sería inconcebible en grandes ciudades, como si a hospital Regional le faltara un insumo desde el año 2018 y recién va a llegar en el 2020”.

Loncón reclama que el Estado asuma la mayor responsabilidad para responder a las falencias estructurales que atraviesa históricamente la población de aquella localidad, ubicada en la meseta chubutense. “Está la ley 26.160, de Relevamiento Territorial. También la provincia declaró la emergencia agropecuaria por plaga de tucura que afectó a la zona”, detalló Loncón, por lo que añadió: “Los instrumentos legales están, lo que falta es voluntad política y decisión para reorientar los recursos. El temporal va a dejar mucha mortandad de animales, en unidades productivas que son de subsistencia, los crianceros tienen algunas ovejas y chivas, pero este temporal ya los agarró muy mal parados porque fue un año malo por la pandemia. Seguramente se necesitarán recursos para forrajes, para reponer aguadas y mallines, porque si bien siempre es complicado vivir en esta zona, este año vino mucho peor. Se está reorganizando el botiquín porque se había preparado para la pandemia, pero ahora hay que ir a parajes muy aislados donde hay pobalción anciana, con problemas de hipternsión y diabetes, que son enfermedades muy complicadas. La gente del hospita va a tratar de llegar, pero eso significa que pueden salir por la mañana y que se hagan las 10 de la nocha y no hayan podido llegar hasta el lugar, porque son zonas de muy difíci acceso”.