COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Andrea Cheula nunca pensó que le iba a tocar estar del otro lado y que esta vez ella iba a ser la familiar del paciente grave y meses después la enferma. 

Andrea es licenciada en Enfermería, hace 13 años trabaja en Clínica del Valle y vivió el coronavirus en primera persona y en todas sus facetas; como profesional, como paciente que llegó a estar internada por neumonía y también como familiar de un caso positivo que estuvo 18 días en terapia intensiva: su pareja, el cardiólogo Víctor Ramírez. 

Este martes ella se vacunó contra el Covid - 19 y se convirtió en uno de los más de 465 trabajadores de la salud de Comodoro Rivadavia y alrededores que ya se vacunaron en el Hospital Regional.

“Apuesto a la salud y apuesto a la prevención. Por la situación familiar que nos tocó vivir la pasamos mal, vivimos el virus y vi muchas familias que sufrieron, entonces una manera de concientizar es dando el ejemplo. Por eso decidí vacunarme”, contó a ADNSUR.

 

 

Alrededor de las 9:30 Andrea llegó al vacunatorio que se instaló en la planta baja del Hospital Regional. Esperó que el personal la atienda y respondió las preguntas del triage. Luego aguardó en el pasillo que se descongele la vacuna, -debe permanecer a - 18° grados y solo puede estar sin frío 30 minutos- y recibió su dosis de Sputnik V.

Tras colocarse la primera dosis, de dos que deberá recibir, Andrea dialogó con ADNSUR y contó cómo atravesaron la enfermedad con su pareja. “Él fue uno de los primeros contagiados en septiembre, estuvo con AMR (Asistencia Mecánica Respiratoria) grave, pero gracias a Dios salió todo bien. Y en diciembre me contagie yo, pero también requerí internación. Fue un Covid moderado y estuve una semana internada. Esta vez nos tocó estar del otro lado, con los miedos, la incertidumbre, el no saber viviendo esta situación que sabíamos poco pero debíamos afrontar. Pero gracias a Dios con mucho compañerismo, mucho ponerse en el lugar del otro y hoy podemos contarlo, pero hay familias que no”, lamentó.

 

 

En estos últimos días el doctor Ramírez volvió a trabajar, luego de un largo periodo de recuperación tras 18 días en terapia intensiva y un mes de internación total. Según explicó Andrea, el Covid en su familia fue una dura experiencia y “costó desde lo físico y desde los miedos”. 

“Tuvimos colegas que habían estado en la misma situación y fallecieron. Esto tuvo un impacto bastante importante en nosotros, pero hubo bastante acompañamiento de enfermería, kinesiología y el seguimiento que hizo que vuelva al ruedo normal. Estamos agradecidos, por eso elegí vacunarme porque lo tomo como una situación responsable. Creo que uno tiene que dar el ejemplo, tiene que concientizar. Por eso yo elegí, busqué el turno y vine, también para estar dispuesta por si hay una segunda ola para poder ayudar y acompañar a la población”, sentenció Andrea, pidiendo a la comunidad que confíe en la vacunación. “Es para prevenir, hay que cuidarse y esta es una manera de hacerlo”.