ESTADOS UNIDOS - El avance del coronavirus en el mundo deja cifras escalofriantes. Este martes, se registraron en Estados Unidos 700 muertos y el país ya superó las 3.000 víctimas fatales. Merle y Dolores "Dee" Tofte, una pareja de abuelos de Washington que celebró el otoño pasado 52 años juntos, son dos de los fallecidos.

A mediados de marzo, el matrimonio -él de 86 años y ella de 85- murió como consecuencia de la pandemia. Fallecieron el mismo día, con pocas horas de diferencia.

La mujer, que además padecía Parkinson, comenzó a presentar síntomas a principios de mes. Su compañero de toda la vida la siguió pocos días después y los dos debieron ser internados por la gravedad de los casos.

Según contó Michelle Nusom Taylor, la hija menor de la pareja, a The Washington Post, el matrimonio dio positivo en el test de coronavirus y ella y sus cuatro hermanos debieron cumplir con la cuarentena de 14 días. Por eso no pudieron visitar a sus padres en el hospital, ni mucho menos despedirse.

El 16 de marzo, menos de 10 días después de que Dee comenzara a mostrar síntomas, tanto ella como su esposo murieron.

Al igual que le ocurre a miles de familias en el mundo tras la muerte de un familiar por Covid-19, los seres queridos de los Tofte no pudieron asistir al entierro ni realizar un velatorio, debido a restricciones lógicas para evitar contagios. Por eso, sus cinco hijos y cuatro nietos organizaron una videollamada a través de FaceTime para despedirse