CAPITAL FEDERAL - Este 8 de diciembre es una de las fechas más importantes para la religión Católica: el Día de la Virgen o Día de la Inmaculada Concepción de María. Recién a mediados del siglo XIX fue declarado como una celebración oficial por el Vaticano. En esta fecha los católicos  también arman el arbolito de Navidad. 

En 1854 el Papa Pío IX -también conocido como Pío Nono- estableció que el 8 de diciembre se conmemore la concepción de la Virgen María, la madre de Jesús, tras peticiones de varias universidades del mundo. 

El Sumo Pontífice reunió en aquel momento para el anuncio en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, a 200 obispos y embajadores y miles de fieles. "Declaramos que la doctrina que dice que María fue concebida sin pecado original, es doctrina revelada por Dios y que a todos obliga a creerla como dogma de fe", dijo Pío Nono ante una multitud de católicos.

Según recuerda La Nación, al momento del anuncio, sonaron al unísono las 300 campanas de las torres de Roma y volaron varias palomas mensajeras.

En forma simultánea, en todos los templos católicos del mundo se celebraron grandes fiestas en honor de la Inmaculada Concepción de María.

Según la fe católica, Dios Padre preserva a María del pecado original y, de esta manera, la prepara para convertirla en la madre de su hijo, Jesús. Esta distinción ubica a María sobre el resto de las personas, haciéndola la más humilde y la más servidora.

Pío IX, nacido Giovanni Maria Battista Pellegrino Isidoro Mastai Ferretti, fue el 255° papa de la Iglesia Católica y el último soberano de los Estados Pontificios. Su papado se extendió durante 31 años, 7 meses y 22 días y fue el segundo más largo de la historia del catolicismo. No obstante, se suele considerar el pontificado más largo si se descarta el de San Pedro, ya que su duración es difícil de establecer con exactitud.