Estados Unidos y Gran Bretaña habían recomendado rastrillar la zona

COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – El hallazgo del ARA San Juan produjo alegría, tristeza e impotencia por la forma en que se encontró la nave, casi sobre el final de la búsqueda y en una zona que ya había sido rastrillada en varias oportunidades.

Se debe recordar que el Ara San Juan, que transportada a 44 tripulantes, fue encontrado durante la madrugada a 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia, en una zona que habían recomendado rastrillar las armadas de Estados Unidos y Gran Bretaña, fuerzas que habían detectado señales sonoras de un objeto metálico.

La zona también había sido objeto de búsqueda del buque Cabo de Hornos, por el mismo motivo.

En ese sentido, se debe recordar que en diciembre del año pasado la Armada había recomendado aceptar el ofrecimiento de Gran Bretaña de un minisubmarino robot (UUV). Sin embargo, el Jefe de la Marina de Guerra, almirante Marcelo Srur, desechó la posibilidad de utilizarlo para corroborar los contactos.

El ARA San Juan fue encontrado en el lugar de la implosión detectada durante el inicio de la búsqueda.

En ese momento el entonces vocero de la Armada, Enrique Balbi, informó  que hubo un “evento violento consistente con una explosión” en el lugar de búsqueda

“Se recibió información de un evento anómalo singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”, dijo en alusión al ruido que había sido captado por la Armada de Estados Unidos.

Se trataba de “una anomalía hidroacústica” que fue informado por “el embajador en Austria” que “es miembro de la Organización de Control de pruebas nucleares que cuenta con una red de estaciones sísmicas hidroacústicas”.