ESQUEL - El aumento de casos de Covid-19 positivos en Esquel llevaron a que el municipio de la ciudad resuelva volver por un lapso de 14 días a la Fase 2.

En este marco, el intendente Sergio Ongarato manifestó hoy que los últimos tres días se multiplicaron por 10 los contagios. “En la región ya superamos los 500 positivos y en Esquel tenemos 300 casos”, dijo.

El funcionario hizo una fuerte crítica y desligó de responsabilidades a la actividad turística por el aumento de contagios. “El virus no ingresó a Esquel por culpa del turismo, está acá por una conducta de la comunidad. Es por eso que decidimos que el turismo pueda seguir funcionando”.

Para Ongarato “esto va camino a que se complique aún más”. Es que, según relató el responsable municipal, la cantidad de camas en Terapia Intensiva son muy pocas y con la cantidad de personas con Covid en la ciudad y la región, “estamos con un riesgo muy grande de que colapse el sistema de Salud”, dijo en una entrevista a Cadena Tiempo.

Es por eso que desde el municipio temen a los festejos de final de año. “Tenemos que cerrar todas las posibilidades de que haya festejos en Año Nuevo. La gente debe quedarse en sus casas y hacerlo con su núcleo familiar conviviente”.

“Los casos han aumentado a una velocidad muy grande. En la primera semana de diciembre teníamos 20 contagios en toda la región y para el 24 de diciembre ya eran 200”, agregó.

Conforme a lo explicado por el funcionario, gran parte de los nuevos casos se atribuyen a las reuniones y festejos entre jóvenes que se organizan en chacras y campos fuera de la ciudad. “Sin ir más lejos, Gendarmería desbarató una fiesta en el Parque Nacional Los Alerces alentada en redes sociales. A partir de allí la fuerza de seguridad decidió reforzar los controles en aquellas zonas”, concluyó.