El intendente de Esquel, Sergio Ongarato, se refirió a la situación de la ciudad a nivel sanitario y su repercusión económica en relación a las restricciones. "El hospital está muy complicado, si bien la cantidad de casos está amesetada es alta... El hospital está en una situación muy compleja", dijo en una entrevista con Fm Del Viento, de Puerto Madryn.

"Desde el punto de vista de las medidas, estamos como estábamos antes del DNU que impuso las restricciones, que en Esquel se hicieron parcialmente·, sintetizó Ongarato y aunque reconoció que "la situación fuera del hospital es muy compleja", mencionó que "hay una tensión social muy grande por cuestiones económicas", por lo que decidieron con el intendente de Trevelin "adoptar en las cuestiones sanitarias medidas lo más parecidas posible".

Por esto, durante esta semana en Esquel y en Trevelin el horario de circulación fue hasta la medianoche, y recién el sábado y domingo se aplican las restricciones hasta las 19 horas.

Explicó que las distintas evaluaciones sobre las medidas las analizan "día a día", y según "la situación de cada momento". En relación al año pasado comentó "acá nosotros en Esquel y la cordillera tuvimos ocho meses de restricciones por la pandemia sin ningún caso, y esto generó un daño económico y social muy grande".

Sostuvo que en la actualidad, la realidad de Esquel no es ajena al contexto y que cuentan con gran cantidad de desocupados, negocios que han cerrado y gente que está "sin ninguna alternativa de conseguir trabajo" y con una "incertidumbre muy grande" y temor de quedar desocupado.

Acerca del rubro gastronómico, enfatizó que "una semana más cerrados con restricciones y ellos directamente cierran y despiden a varios de sus empleados, y esto genera mucho temor en la gente, genera muchas tensiones a tal punto que lo que me han dicho a mí es que si imponíamos nosotros restricciones no iban a hacer caso, directamente iban a abrir todos, que fue lo que sucedió el sábado cuando salió el DNU nacional y todavía el provincial no había salido, nosotros en Esquel aplicamos el decreto nacional y nadie hizo caso, esto generó un desborde después para la dirección de comercios de la ciudad, y para la policía que realmente no va a traer ninguna solución", enfatizó.

"Si nosotros tenemos asambleas, reuniones de comerciantes para organizar alguna protesta y después manifestaciones en las calles, estamos muy lejos de cumplir el distanciamiento y de quedarnos en nuestras casas que es lo que se necesita acá para disminuir la cantidad de casos", manifestó Ongarato.

El funcionario mencionó haber discutido por videoconferencia con el ministro de Salud y el Gobernador: "La última vez que tuvimos una videoconferencia de este remedio que se quiere aplicar, que es el mismo del año pasado, del aislamiento en nuestras casas, ya no funciona, porque la gente se reúne en casas de familias... si no se puede reunir en una confitería, en una cervecería o en un restaurante se reúnen en las casas"

"En las confiterías y cervecerías la gente se cuida, cuida los protocolos porque se siente observada y controlada por el que pasa por la calle, por el mozo, por el dueño del local o por las otras personas que están comiendo con ellos, en cambio en las casas la gente se olvida absolutamente todas las precauciones sanitarias que hay que tomar y yo me atrevería a decir que la gran mayoría de los casos que nosotros estamos teniendo provienen en estas reuniones familiares".

"Un ejemplo que yo doy siempre que me dicen que sigue ocurriendo, en Esquel prácticamente nunca se pudo jugar al fútbol desde que empezó la pandemia, y qué pasó con los clubes barriales que quieren hacer torneo? Que muchos de esos torneos son a beneficencia, se van a jugar al fútbol al Bolsón, donde ahí si lo pueden hacer, en este momento creo que está prohibido pero lo hacen igual", relató el intendente.

"Para evitar contagios, prohibimos el fútbol y resulta que provocamos la peor situación que es que grupos de 5 personas viajen en auto dos horas hasta el Bolsón, y volviendo después dos horas desde el Bolsón, apretados dentro de un auto, con los vidrios cerrados porque hace frío, nadie viaja con las ventanillas abiertas, como se recomienda, entonces con este remedio que queremos aplicar al final resulta más perjudicial que lo que uno quiere evitar" afirmó Ongarato.

Por otro lado, la cantidad de casos en el Plan Detectar "se sigue manteniendo, semana a semana es la misma", es por ello que Sergio reconfirma que tiene que ver con un remedio que se quiere aplicar que ya no funciona más

"Uno tiene que mantener la credibilidad como Gobierno ante la comunidad  y el haberle dicho a la gente que era una medida por 9 días, que solamente había tres días hábiles, que fue el aislamiento anterior, y que perjudico fuertemente a la gastronomía más que al comercio general, uno no le puede decir fácilmente después vamos a hacer una semanita más., nos vamos a aislar una semanita mas, vos no trabajes otra semanita porque lo necesitamos, porque la gente está en una desesperación muy grande", explicó el intendente de Esquel.

"La gastronomía esos nueve días de aislamiento que hubo prácticamente no trabajó porque en Esquel la costumbre de la gente es salir a comer de noche, y a esa hora los restaurantes, confiterías estaban cerradas o solo hacían delivery, entonces ellos no trabajaron durante nueve días, y decirles ahora que no trabajen siete días más provocó  algo realmente muy fuerte por parte de muchos, que decían si cierro una semana más no vuelvo a abrir" y agregó: "Esa es la complejidad que por ahí no se entiende a 600 km de distancia, la realidad es otra, la idiosincrasia de la forma de vida de la gente que vive en la costa o que vive en Comodoro es distinta a la de la cordillera por eso que las mismas medidas en un lugar puede funcionar y en otros no".

Respecto a qué nuevas medidas se podrían aplicar de aquí en adelante y que sean efectivas, Sergio Ongarato indicó "quizá en forma intermitente, intermitente sería hacerlo una vez cada dos meses, una vez cada mes y medio, podría llegar a ser que la gente lo acate, pero la situación del hospital también es compleja y ahí ya entramos con el ministerio de salud en otro debate donde es muy difícil decirle a la gente que tiene que cerrar su negocio, que tiene que fundirse prácticamente cuando ellos ven que hay cuatro camas de terapia intensiva en una clínica y que esta cerrada".

Explicó que "es muy difícil a la gente explicarle eso, tenés que cerrar, tenés que dejar de trabajar y te contesta bueno vos abrí las cuatro camas de terapia intensiva y cuando esté todo saturado ahí hablamos de vuelta. Entonces la gente ante eso dice yo no voy a cerrar hasta que vos hagas eso, es una situación realmente compleja".

"Un número que te doy para que veas la situación económica, ingresos brutos de la municipalidad de Esquel que refleja la actividad económica  cayó un 30 % en recaudación, refleja lo que estaba pasando en abril. Sabemos que de abril hasta ahora la situación empeoró. La gente además de cuidarse del covid dice que tiene que comer, es totalmente razonable y para eso tiene que salir a trabajar ahí es donde vienen los problemas".

Temporada de esquí

Sergio Ongarato recordó que el año pasado el centro de esquí se mantuvo cerrado, por lo que este año no tenían solvencia económica para que suceda nuevamente. Lo que dijo fue que "el sector está trabajando fuertemente de cara a la próxima temporada de esquí, el concesionario tiene el cerro prácticamente listo, han hecho mucho trabajo durante el verano de acondicionamiento, de los medios de elevación, acondicionamiento de pista, se está trabajando ahora con los protocolos para lo que es el transporte al cerro, las confiterías, el uso de los edificios, para tener una temporada de buena, el clima ya pinta que tendremos los próximos días de lluvia, abra nevada en el cerro" y agregó "después del año pasado, que no se permitió que abra el centro de esquí cuando no había ningún caso de covid, esto no es factible, hay muchísima gente que depende de que el centro de esquí funcione"

En cuanto al recurso económico que el esquí representa en la cordillera, Ongarato comparó la situación con las economías regionales, "hoy es imprescindible para nosotros, sería como que no haya pesca en Rawson o Madryn o que se cierre la actividad petrolera en Comodoro si no tenemos temporada de invierno. Necesitamos que esto funcione".