ESQUEL (ADNSUR) -  Un fatal accidente se registró este martes por la noche, cuando un avión sanitario se estrelló momentos antes de aterrizar en el aeropuerto de Esquel. Según el informe meteorológico, a las 23 horas había una visibilidad de 100 metros. En el Metar (Informe Meteorológico Aeronáutico de Rutina) aparece como “0100 FG”, y también se destaca la sigla “VV//“ que significa “cielo invisible”. “Cuando está así el aeropuerto no se puede ver para arriba por la niebla”, explicó un piloto a Infobae.

Esquel: el reporte meteorológico “no recomendaba un aterrizaje” por la poca visibilidad

Los expertos coinciden que en esas condiciones el avión no debería haber aterrizado en Esquel, aunque admitieron que en más de una ocasión un avión despega desde el aeropuerto de origen con un pronóstico similar, esperando que las condiciones mejoren durante el trayecto.

El vuelo había despegado a las 20 hs desde San Fernando para trasladar a una nena de 3 años que necesita atención médica con urgencia. “Fue un accidente 100% evitable”, señalaron los expertos, quienes sospechan que hubo negligencia de los pilotos, pero también cierta responsabilidad de la torre de control de Esquel, que permitió el aterrizaje. “Si salís con esas condiciones, tenés que tener una alternativa para aterrizar si no se abra el cielo”, manifestó un piloto con mucha experiencia. “Si llegás a una altitud de descenso (en este caso 226 pies de altura) y no se veía la pista, se tendrían que haber ido”, indicaron a Infobae.

Esquel: el reporte meteorológico “no recomendaba un aterrizaje” por la poca visibilidad

El avión accidentado, un Learjet 35A, matricula LV-BXU, pertenecía a la empresa Cabiline, del empresario Edgardo Levita, y fue vendido recientemente a la firma MD Fly, que realiza con frecuencia vuelos sanitarios.

La empresa fue investigada por la Justicia por los vuelos del ex secretario privado de los Kirchner Daniel Muñoz. Con el nombre de fantasía “Aires Argentinos”, la empresa rápidamente comenzó a ser contratada por Presidencia de la Nación para trasladar al matrimonio Kirchner y a sus hijos. En 2013, la firma pasó a manos de Levita.