ESPAÑA - España planea recopilar y compartir con otras naciones de la Unión Europea información sobre los residentes que decidan no vacunarse contra el Covid-19, dijo el lunes el ministro de Salud del país.

El ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, destacó que la vacunación no sería obligatoria, pero dijo que se crearía un registro que incluiría a todas las personas que rechazaron la vacuna tras ser convocadas por el servicio público de salud español, reseña The New York Times.

"Los rechazos de vacunación se mantendrán en un registro", dijo Illa en una entrevista con La Sexta, un canal de televisión español.

“Este no es un documento público y se hará con el mayor respeto a la privacidad de los datos”, aseguró

Illa dijo que la vacunación era voluntaria, pero "todos vemos que la mejor forma de vencer al virus es vacunándonos, cuanto más, mejor". La vacunación, agregó, debe considerarse "un acto de solidaridad hacia nuestros seres queridos y nuestra ciudadanía".

Los comentarios de Illa se produjeron un día después de que España lanzara su programa de vacunación, con el objetivo de vacunar a 2,5 millones de personas entre enero y marzo, todas ellas dentro de grupos sanitarios prioritarios, empezando por los residentes de residencias de ancianos y los profesionales sanitarios que atienden a ellos.

Pero el plan de vacunación también se ha convertido en un fútbol político. El lunes, José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid y portavoz del principal opositor Partido Popular, culpó al gobierno de “escasez de información” sobre la vacuna, lo que ha provocado que muchas personas sigan siendo reacias a recibirla.

El plan de vacunación debe ser "un ejercicio de transparencia, no propaganda", dijo Martínez-Almeida en una entrevista con la radio nacional española.