ESLOVAQUIA (ADNSUR) - En medio de los debates en todo el mundo respecto a las vacunas contra el coronavirus, Eslovaquia recomendó este jueves no administrar las dosis de la vacuna Sputnik-V contra el COVID-19 recibidas, alegando que la información recibida es errónea o está incompleta.

A través de un informe, el organismo regulador del país europeo aseguró que el material suministrado no era idéntico al descrito en la revista médica The Lancet, el cual confirmó una eficacia del 91,6 por ciento para la sustancia.

Además, remarcó que tampoco era idéntico al suministrado a la Agencia Europea de Medicamentos, organismo que evalúa la posibilidad de aprobar su uso en la Unión Europea.

“Todos los lotes de Sputnik V tienen la misma calidad y pasan un exhaustivo control de calidad en el Instituto Gamaleya. La calidad de Sputnik V ha sido confirmada por reguladores de 59 países”, aseguraron desde el Instituto Gamaleya.

Por su parte, el gobierno ruso pidió a Eslovaquia devolver las dosis para que se puedan usar en otros países”, y denunció un “acto de sabotaje” por parte del regulador eslovaco, al que acusa de lanzar una “campaña de desinformación”, con “noticias falsas”.

"Las vacunas deberían salvar vidas, no ser utilizadas en geopolítica y luchas internas”, agregaron desde el Kremlin.