PARAGUAY (ADNSUR) - El viceministro de Salud de Paraguay, Juan Carlos Portillo, presentó su renuncia tras viralizarse su presencia en una fiesta con varias modelos sin las medidas de distanciamiento ante el coronavirus, que este domingo dejó otras 13 muertes en el país, elevando a 205 el total de fallecidos.

La dimisión de Portillo, una de las voces más activas del Ministerio a la hora de instar a la ciudadanía a respetar las normativas de prevención sanitaria, estuvo precedida de toda una serie de comentarios de repulsa en las redes sociales, en las que además se divulgaron vídeos y fotografías de la reunión.

"Acabo de aceptar la renuncia del doctor Juan Carlos Portillo al cargo de Viceministro", anunció en su cuenta social el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

De acuerdo con los medios locales, la fiesta en la que este domingo tomó parte Portillo era una celebración del cumpleaños en casa de Maga Caballero, una modelo a la que se le relaciona sentimentalmente.

El video capta a los participantes, entre ellas otras modelos, sin mascarilla o tapabocas mientras disfrutaban de una fiesta animada por un grupo musical.

Escándalo en Paraguay: renunció el viceministro de Salud tras participar en una fiesta con modelos

La mediática, por su parte, publicó un descargo en sus redes y aseguró que todos los participantes de la fiesta pertenecen “a un mismo núcleo social” desde hace tiempo y “son trazables en caso de necesidad”. Según afirmó, no hubo violación de ninguna disposición sanitaria, aunque las imágenes muestran lo contrario.

Su renuncia se produce una semana después que se conociera, también por la difusión de imágenes, el incumplimiento de las obligadas medidas preventivas en la fiesta que siguió a la boda de la hija del ex presidente Horacio Cartes (2013-2018).

Ese festejo, el pasado sábado, reunió a un centenar de invitados en un espacio privado tras la celebración de la boda en la Catedral de Asunción, en la que la novia llegó de la mano del ex mandatario.

Las redes, así como columnistas de opinión de los medios, junto a referentes de la oposición, acusan a la Fiscalía de desentenderse de ese caso mientras que son miles los ciudadanos imputados por ese tipo de violaciones de la cuarentena.

Ese ambiente de indignación coincide además con el endurecimiento de las restricciones impuestas por el Gobierno para contener la expansión de muertes y positivos, especialmente este mes de agosto.

Fuente: Infobae