CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Circula en redes sociales que dos gatos dieron positivo por coronavirus en los Estados Unidos. Esto ocurrió y fue confirmado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ​(CDC, por sus siglas en inglés) de ese país, según pudo constatar Chequeado. Es importante destacar que, al menos por el momento, no hay evidencia de que los animales transmitan la enfermedad a los humanos.

Los CDC afirmaron en un comunicado publicado el 22 de abril último que estas son las primeras mascotas en los Estados Unidos que dan positivo del SARS-CoV-2. Ambos gatos viven en áreas separadas del Estado de Nueva York.

En el caso del primer animal, los Centros explican que un veterinario lo testeó después de mostrar signos respiratorios leves, y que no se confirmó que alguna de las personas en el hogar estuviera enferma con la COVID-19. “El virus puede haber sido transmitido a este gato por miembros del hogar levemente enfermos o asintomáticos o por contacto con una persona infectada fuera de su hogar”, detalla el comunicado.

En cuanto al segundo felino, las muestras también se tomaron luego de que haya mostrado signos de enfermedad respiratoria. En este caso, el dueño del gato dio positivo por la COVID-19, pero antes de que el gato mostrara signos. Otro gato que habita el hogar no mostró signos de la enfermedad. Los resultados fueron provistos por un laboratorio privado, que luego “informó los resultados a los funcionarios estatales y federales”.

No está probado que los animales transmitan la enfermedad a los humanos

“Los funcionarios de salud pública todavía están aprendiendo sobre el SARS-CoV-2, pero no hay evidencia de que las mascotas desempeñen un papel en la propagación del virus en los Estados Unidos. Se necesitan más estudios para comprender si los diferentes animales, incluidas las mascotas, podrían verse afectados y de qué manera”, detallan los CDC.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la posibilidad de que algunos animales resulten infectados por un contacto estrecho con personas infectadas, como en el caso de un perro infectado en Hong Kong, aunque destaca que “se necesitan más datos para saber si los animales y las mascotas pueden propagar la enfermedad”.

“Los datos actuales indican que la transmisión directa entre seres humanos sigue siendo el principal factor de propagación”, y que “aún es demasiado pronto para determinar si los gatos podrían actuar como hospedador intermedio en la transmisión de la COVID-19”.

Como explicó el sitio Periodismo de Barrio, “si bien no está probado que los animales de compañía actúen como transmisores del nuevo coronavirus, ‘sí pudieran ser portadores pasivos de partículas virales (en su piel, la nariz, pelaje, etc.)’, según el Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB). Esto puede presentarse como consecuencia de su exposición a una persona que padezca de la COVID-19 y se encuentre en la fase en la que excreta el virus”.

Los CDC recomiendan que las mascotas no interactúen con personas u otros animales fuera del hogar e invitan a mantener “los gatos en el interior cuando sea posible para evitar que interactúen con otros animales o personas”. Además, destacan que, en caso de ser caso sospechoso o positivo de la COVID-19, se evite mantener contacto con la mascota, se use una cubierta de tela para la cara y se lave las manos antes y después de interactuar con ella.

En caso de sacar a las mascotas de la casa, el Gobierno argentino señala que al regresar es necesario “limpiar las patas y el hocico con una toalla húmeda o papel tissue con agua y jabón blanco o bien lavarlo con alguno de estos productos” y limpiar los pisos y los platos de bebida y comida de las mascotas, el lugar donde duermen (almohadones, cucha, etc.) y sus juguetes con frecuencia.

Se debe tener cuidado y no usar alcohol puro, ni alcohol en gel, lavandina u otros desinfectantes que pueden perjudicar al animal, según la recomendación oficial. Esto también se sugiere para los gatos que salen de la casa.