Una joven peluquera se quedó sin trabajo por la cuarentena a raíz de la pandemia, en Inglaterra, y debió reinventarse para salir adelante y lo que era algo para "salir del paso"  la convertirá en millonaria.

Kylie Biss vive en la ciudad de Leeds y, cuando tenía empleo como peluquera ganaba algo más de 25 mil dólares al año, pero  la cuarentena complicó su situación laboral. 

Con 32 años y madre de dos hijos, se vio obligada a ganarse la vida de alguna manera. Así fue como empezó a vender fotos eróticas en OnlyFans, un servicio de suscripción de contenido para adultos.

OnlyFans permite a los creadores cargar contenido detrás de un muro de pago y cobrar a los suscriptores por verlo. También pueden interactuar con sus fans enviándoles imágenes y mensajes. El contenido puede ser sobre cualquier cosa, pero la gran mayoría publica videos e imágenes con clasificación X.

Según publicó Clarín, la mujer se abrió un perfil hace algunos meses y ahora ya gana más de 220 mil dólares al mes vendiendo sus imágenes. Lo hace bajo el seudónimo de Gracey Kay. 

Es peluquera, se quedó sin trabajo por la cuarentena y empezó a publicar fotos eróticas en OnlyFans

La mujer trasladó a su familia a la soleada Alicante (España), donde se compró una villa con piscina y un Ford Mustang GT5 de casi 60 mil dólares.

"La gente me felicitaba y decía cosas agradables que me daban confianza. Eso me hace sentir especial", le contó al DailyMail. Y agregó: "Hay personas que piensan que debería avergonzarme de mí mismo, pero no lo estoy; estoy orgullosa de ello".

"Al principio, al hacer OnlyFans, estaba nerviosa. No tenía mucha confianza en mi cuerpo y no tenía mucha confianza en mí misma", confiesa la rubia, que asegura: "Hace un año no ganaba nada en absoluto, y ahora soy una de las modelos mejor pagadas en OnlyFans".

Sin embargo, en su vida no todo es color de rosa tras su decisión de publicar fotos eróticas. El mes pasado, alguien filtró uno de sus videos y se lo envió a su familia y amigos. El video se difundió por su ciudad natal de Otley, en Leeds, y así fue cómo la familia de la mujer se enteró de su ocupación.

 "Es tan vergonzoso, he estado llorando sin parar", relató y precisó: "Mi familia se enteró de mi carrera por la filtración y no me ha hablado desde entonces. Me preocupa que mis hijos hayan perdido parte de su familia".

Desde entonces, el usuario eliminó su cuenta, por lo que OnlyFans no puede rastrearlo. "Creen que es gracioso. No es gracioso, afecta la vida de las personas", criticó.

OnlyFans cuenta con cerca de 30 millones de usuarios, de los que aproximadamente un 1 por ciento son generadores de contenido que varía entre publicaciones soft y ligeramente eróticos hasta actuaciones hardcore.

Los suscriptores pagan entre 7 y 22 dólares al mes, monto que puede incrementarse si se cuentan propinas y requerimientos especiales. A cambio de su aporte, recibirán felicitaciones por su cumpleaños, obsequios exclusivos e interacciones poco comunes en comparación a la frialdad de la pornografía contemporánea, precisó Clarín.