Quien iba a pensar que una muestra por el Día de la Mujer en Comodoro Rivadavia iba a llevar tan lejos a Verónica Birkhofer (47). La ingeniería en Petróleo que nació y se crió en el barrio Presidente Ortiz de Kilómetro 5, este domingo no salía de su asombró cuando se enteró que una de sus fotografías había ganado el primer premio de un certamen en Polonia. Es que como cuenta a ADNSUR, su corazón explotó de emoción por ver el nombre de su Comodoro querido al otro lado del charco. 

“Es un mimo, un orgullo, por dos cosas. Primero porque logré compartir mi lugar al otro lado del mundo, y segundo porque yo me dedico a la astrofotografía, que ahora estamos tomando un poco más de renombre, entonces que dos fotografías nocturnas mías estén representando a Comodoro, Chubut y a la Patagonia; una en Barcelona y la otra en Polonia, es muy lindo, muy gratificante”, dice con orgullo.

Perla del Chubut en Caleta Córdova, la imagen que ganó el concurso “Navegar, navegantes o embarcaciones”, en Polonia.
Perla del Chubut en Caleta Córdova, la imagen que ganó el concurso “Navegar, navegantes o embarcaciones”, en Polonia.

Verónica aún no puede creer que su nombre esté expuesto hoy en Polonia y España. Tampoco que al lado aparezca el nombre de su ciudad, y mucho menos que las fotografías estén en exposición en museos de Europa. 

Según contó, está aventura de imágenes, estrellas y continentes comenzó a gestarse hace dos años, antes de la pandemia, cuando fue invitada por Patricia Pinto a participar de una muestra fotográfica por el Día de la Mujer.

La exposición era organizada por la Asociación Portuguesa, y Verónica llevó varios de sus trabajos. Las fotografías tuvieron buenas críticas de la gente, tanto que Patricia se comprometió a avisarle cada vez que se entere de un certamen de algunos de los museos que integran la red en la que participa la entidad.

Pero la ilusión duró lo que un suspiro en el aire. La pandemia congeló prácticamente el mundo y todo quedó suspendido, incluso la muestra fotográfica en la que había participado. 

Verónica se especializa en fotografía nocturna.
Verónica se especializa en fotografía nocturna.

A pesar del párate, Verónica siguió sacando fotos y a principio de año otra vez tuvo noticias de Patricia. Esta vez había una convocatoria para participar de la exposición “Arte Postal en Viaje”, que homenajeaba a Fernando de Magallanes. 

Como ella tenía imágenes de las nubes de Magallanes, el escenario era ideal para presentar su trabajo, y allí fueron, impresas y por correo, siendo una de ellas seleccionada.

Verónica cuenta con orgullo que la imagen fue una de las tres fotografías argentinas elegidas y la única nocturna. Por estos días la misma se expone en el Faro Cabo Mayor de Santander, en Barcelona, España. Luego irá a Chile y recorrerá el camino que hizo Magallanes.

Por estos días, está fotografía se expone en el Faro Cabo Mayor de Santander, en Barcelona, España.
Por estos días, está fotografía se expone en el Faro Cabo Mayor de Santander, en Barcelona, España.

Pero todo no termina ahí, porque gracias a estas referencias, hace poco tiempo, el Centro Lingüístico Portugués que está en Polonia invitó a Verónica a participar del concurso “Navegar, navegantes o embarcaciones”, relacionado al mar y a Magallanes. 

Sabiendo que lo suyo era la fotografía nocturna, Verónica decidió aprovechar la invitación y buscó capturar la magia del mar de esta parte de la Patagonia.

Conocedora de su ciudad, Verónica fue a Caleta Córdova para retratar los barcos abandonados en la costa, “un museo al aire libre”, como lo llama.

Como debía contextualizar la imagen, pidió ayuda a Romina Rossi, una mujer que conoce por otras actividades sociales, quien la presentó con los lugareños. Ellos fueron quienes le contaron la historia de Perla Chubut, uno de los barcos que se encuentra en el lugar y que tomó como protagonista. 

Así, “los barquitos de Caleta Córdova”, terminaron siendo expuestos en Polonia, obteniendo el primer premio del certamen entre 17 imágenes de 6 países; todo un logro para ella. 

Es que como dice, en su caso la fotografía comenzó como un hobby y se terminó convirtiendo en una pasión, la cual estudia, investiga y perfecciona constantemente. 

DE UN CURSO A ESPECIALIZARSE

Verónica comenzó en el mundo de la luz y las imágenes hace unos 15 años. Primero con David Muñoz, quien formó a varios fotógrafos de la zona, y luego con Teo Nürnberg, el fotógrafo y archivista que falleció hace poco tiempo, dejando un gran legado en el arte de la imagen.

“Él me abrió la cabeza de una forma increíble, el veía de una forma y vivía la fotografía de una forma increíble, y a partir fue decantando en esto de capturar la luz, y me fui especializando con distintos profesores de Argentina con fotografía nocturna”, cuenta sobre sus comienzos. 

Verónica admite que la fotografía es su cable a tierra, lo que le permite estar en contacto con la naturaleza, apreciarla y desintoxicarse del ritmo de vida que impone la ciudad. 

“Sacando fotos entrás en contacto con la naturaleza, los sonidos, la fauna nocturna, pero también aireas las neuronas de los desafíos del día a día. Estar ahí con la naturaleza y la cámara es mágico porque primero lo disfrutás y después sacás la foto”. 

Verónica admite que su mejor fotografía es la que vendrá, porque esta pasión de estrellas y luces invita a seguir y seguir. “Eso es lo más lindo de este camino que te da estos gratificantes logros”, dice sin dudar, sabiendo que cualquiera de estas noches otra vez estará allí, entre la naturaleza y las estrellas, sola con su cámara. 

Del Instagram de veronicabirkhofer
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!