CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Carina, una vecina de Caleta Olivia, decidió un día googlear lo que sucedía con su pequeña hija de tres años. "Nena lee espontáneamente a los 3 años", escribió y la búsqueda la llevó a encontrarse con los niños con situaciones similares y catalogados bajo "altas capacidades".  Así fue que entendió porque su hija se negaba a ir a la escuela e incluso somatizaba.

Me decía: ‘Me aburro. No me mandes más por favor’. Y lloraba desconsoladamente. Horas enteras llorando. Decía que se sentía mal y al poco tiempo levantaba fiebre”, contó la madre a Infobae. Pero ni bien la nena escuchaba de parte de su mamá que no iba a ir al jardín todos los malestares desaparecían.

Carina junto a su marido decidieron buscar un especialista: Primero fueron con una psicopedagoga que confirmó capacidades "superiores a la media" en la pequeña. Así también lo haría una psicóloga quien la diagnosticaría con "superdotación". Les recomendaron que por la edad intelectual y emocional la niña, que actualmente tiene seis, se salte primer grado y pase directamente a segundo.  

Tras idas y vueltas con la escuela, finalmente aceptaron respaldar el paso de grado: debían buscar una vacante para segundo que fuera autorizada por la Dirección de Gestión Privada dependiente del Ministerio de Educación de Santa Cruz.

 “Ya con el psicodiagnóstico alcanzaba, pero decidimos hacerlo para tener un segundo papel”, explicó sobre la decisión de que la pequeña rindiera libre primer grado de forma virtual pero en la ciudad de Buenos Aires que era la única ciudad que brindaba esa opción.

Superó así sin problemas las practicas de lenguaje y Matemática por Zoom, con la presencia de sus profesores.  Sin embargo, el primer día clases llegó la respuesta oficial del Ministerio de Educación de Santa Cruz:  le denegaron la vacante en segundo grado tras no reconocer el certificado de validez nacional emitido por Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Esta Dirección efectuó un pormenorizado análisis de situación y pedagógico a través del cual se evidencian los fundamentos que sustentan la imposibilidad de admitir la pretensión de los solicitantes, dado que la misma carece de sustento legal y en igual sistema constituiría un perjuicio para el trayecto formativo educativo de la estudiante A.T. quien debe transitar el primer ciclo del nivel primario en su totalidad”, dice en los considerandos el dictamen.

Para Carina, la mamá de la nena,  la única razón para la negativa es que se trate de una disputa político-partidaria, que el Ministerio de Santa Cruz desconoce el certificado porque la evaluación se tomó en CABA, y que su hija quedó en medio de ese dislate.

La madre cuestionó que "nuestra hija termina quedando atrapada en medio de una discordia política y siendo la protagonista de la vulneración más grande”, sin posibilidades de apelar y con la única posibilidad de iniciar un juicio.