COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – “Este es Nacho, mi hijo mayor, quien necesita un donante para recuperar la visión”, dice Silvina Gatti, la mamá de Ignacio, un joven de Comodoro que necesita urgente un trasplante de córnea.

Nacho tiene 20 años, es hincha de San Lorenzo y fan de Les Luthiers. “Es bueno por donde se lo mire”, dice su madre, asegurando que “un capo para las matemáticas y para los idiomas, un hijo que no ha hecho más que llenarnos de orgullo”.

Según contó Silvina, el joven estaba estudiando en Buenos Aires y en medio de la cuarentena comenzó a sentir molestias en su ojo izquierdo. “Por las restricciones de la cuarentena no pudo ser atendido personalmente por un médico, sino a través de una cámara. Cuando finalmente logramos que lo atendieran de manera presencial, la infección que tenía se había agravado y todo se fue complicando”, lamentó.

Volver a la ciudad no fue un trámite para la familia, sino “una odisea de permisos y certificados”. “Su papá logró traerlo de regreso a Comodoro y mientras cumplíamos el aislamiento obligatorio él continuaba el tratamiento que le indicaron. Pero a pesar de haberlo seguido, nos encontramos con la noticia de que su situación se había complicado al punto de necesitar un trasplante de córnea”, contó la angustiada madre.

Silvina admite que “uno nunca cree que le va a tocar y no pensamos en estos temas hasta que nos tocan. Hoy necesitamos de la generosidad de un donante y en estos tiempos de pandemia todo es mucho más difícil. Nacho espera y necesita un donante y nosotros como familia confiamos en la generosidad de todos para difundir y de quien nos pueda ayudar”.