El sueño de jugar en Primera División suele ser un camino difícil para la gran mayoría de los jóvenes del país, y más si viven en el interior, teniendo que dejar a sus familias para hospedarse en la pensión de alguno de los clubes más poderosos de la Argentina con el objetivo de pelear por lograr su objetivo.

Es el caso de Sebastián Soto, oriundo de Sarmiento y a quien San Lorenzo de Almagro no había podido albergar en su pensión pese a haber quedado conformes con el rendimiento del joven chubutense en las pruebas realizadas en Bajo Flores.

Sin embargo, su familia decidió dejar todo lo que tenían en la provincia patagónica para acompañar a su hijo en su sueño de vida, en la capital del país, y así lo aseguró su padre, Diego, quien en diálogo con Radio Génesis comentó que los padres de los compañeros de su hijo le preguntan asombrados si verdaderamente tomó tamaña decisión para acompañar a Sebastián.

"Es que yo estaba con un emprendimiento de panadería de muchos años y pude comprar las maquinarias pero justo cuando estábamos por empezar a trabajar, se dió la posibilidad de que él (Sebastián) venga a Buenos Aires y haga la prueba final", remarcó en diálogo con el medio.

Y sumó: "Gracias a Dios Alejito y Sebastián en los cinco días de pruebas estuvieron a la altura y se le dió la posibilidad de quedarse acá en San Lorenzo", en referencia a Alejo Clementi, otro de los chicos de Sarmiento que festejó en las últimas horas el campeonato de la 7ma división AFA con el "Ciclón".

Según recordó Diego, padre de Sebastián,"nos dieron la condición que nos teníamos que hacer cargo nosotros porque en la pensión no había lugar asi que, sin conocer a nadie, decidimos venir con toda la familia".

"Costó adaptarnos, fue difícil, si no estás bien económicamente, no hay bolsillo que aguante y bueno, por eso nosotros hasta acá llegamos. Ahora a fin de año nos tenemos que volver y dejarlo a él y ver cómo podemos seguir ayudándolo desde Sarmiento, trabajando y hasta donde él quiera llegar", aseguró al respecto.

"Es un esfuerzo muy grande el que él hace día a día (por el hijo) es muy profesional y a mí me enorgullece ver a mi hijo triunfar como a cada uno de mis hijos que son tres y le gusta la pelota", detalló además previo a recordar que cuando Sebastián tenía 10 años ya había sido tentado por el mismo club, pero en esa oportunidad no habían podido acompañarlo.

"Mi hijo estaba desilucionado y no quería jugar más a la pelota, gracias a Dios que le dió una oportunidad más, hoy vuelve a San Lorenzo, me ha encontrado un poquito mejor y lo pudimos acompañar", rememoró sobre aquel entonces.

Afortunadamente para ambos el destino les sonrió, y hoy tanto Alejo como Sebastián y su padre Diego celebran el campeonato conseguido con la entidad porteña, esperando poder, algún día, llegar a la primera división.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!