COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Hace 86 años Comodoro era una fiesta. Su pequeño centro, submundo de  recreación en tiempos en que todo estaba por hacerse, comenzaba a cambiar para siempre.

El 25 de Mayo, en coincidencia con la fiesta patria por el aniversario de la Revolución de 1810, se inauguraba el Teatro Español, uno de los bienes historicos nacionales que tiene Comodoro, además del Museo del Petróleo, la Usina del puerto y la antigua Estación del Ferrocarril, hoy el Museo Ferroportuario. 

La semana previa fue todo ilusión en el pequeño poblado que 33 años antes había fundado Francisco Pietrobelli. Los carteles gruesos y amarillos promocionaban lo que iba a ser una verdadera fiesta de tres días. El progreso ya no era un sueño.

“Inauguración oficial del nuevo edificio de la Asociación Española de Comodoro Rivadavia. Los días 25, 27 y 28 de mayo en adhesión a las fiestas oficiales del 25 de Mayo. Grandes festivales artísticos, con la intervención de señoritas, jóvenes y niños. 100 personas en escenas”, invitaban los afiches promocionales.

Era tentador. La fiesta prometía una triple jornada de espectáculos encabezada por el barítono, actor, escritor y poeta, Ramón Serrano. El director artístico que dio letra a la novela “La tierra en armas” junto a Juan Carlos Dávalos -que derivó en la famosa película Güemes- estaba acompañado por José Rodrigo, como director de orquesta.

Una de las obras que se presentó esa noche fue “Cuentito de Navidad” que contó con la participación de chicos que asistían al colegio, quienes fueron invitados para ser parte de esas jornadas históricas.

Entre bambalinas y sueños: cómo fue la gala que fundó el Teatro Español de Comodoro en 1934

ENTRE LAS TABLAS Y LA PANTALLA GRANDE

Desde entonces el teatro es un icono de la ciudad y el cine. Es que ese mismo año, y tal como estaba previsto antes de su inauguración, fue alquilado para cine. La arrendataria fue la empresa Cine Coliseo de Roque González.

El 7 de julio se proyectó la primera función: “El rey de los gitanos”, hablada y cantada por José Mojica y Rosita Montero. Tres días después se proyectaron “Los tres Mosqueteros” y “El Demoledor”. Sin embargo, esos días de fiesta quedaron manchados, ya que hubo quienes dañaron las butacas de la nueva sala.

Lo cierto es que a lo largo de su historia el Teatro Español fue testigo de grandes estrenos que eligieron a la Patagonia como escenario, entre ellas “Petróleo”, estrenada en 1941, y “Allá donde el viento brama”, protagonizada por el actor inglés John Loder. El actor luego se radicó en San Luis y se casó con la argentina Alba Lagomarsino.

Esa película donde actuó el fallecido padre Juan Corti, otro emblema de Comodoro, tiene una historia particular, ya que el día del estreno lo recaudado quedó para el Club Huergo como una forma de resarcir la deuda que tenía Loder por consumo de whisky.

Pero todo cambió en 1987 con la muerte del hijo de Roque González, lo que produjo la desaparición de la empresa de Cine Coliseo. Por unos años el Español estuvo abocado solamente a espectáculos, conciertos, obras de teatro y presentaciones. La ciudad no tenía cine, algo atípico en tiempos en que la única alternativa era el videoclub. No había Youtube y muchos menos servicios de streaming.

Finalmente, el 4 de noviembre de 1993 la empresa Sudestada Cinematográfica reabrió el Cine Teatro Español con el estreno de Jurassic Park de Steven Spielberg, uno de los filmes más taquilleros de todos los tiempos, y nunca más volvió a cerrar su puertas, hasta ahora con la pandemia que rompió la cotidianidad.

Entre bambalinas y sueños: cómo fue la gala que fundó el Teatro Español de Comodoro en 1934

¿CÓMO SURGIÓ ESTE EMBLEMÁTICO ESPACIO?

El Teatro Español fue construido por la Asociación Española, la primera entidad de este tipo que surgió en 1910. Su edificación se realizó en su misma sede y comenzó a planificarse en 1931, según indica el libro que la entidad realizó en el marco de su centenario.

Roque González, quien alquilaba el edificio le propuso a la entidad que construyera un frente de material con un hall de entrada dotado de boletería, secretaría y guardarropas. Además de una cabina para la maquina cinematográfica, y palcos altos y bajos. Y finalmente el 27 de diciembre de 1933 la comisión directiva decidió avanzar con la obra.

El estilo renacentista fue ideado por el arquitecto Luis Grazin y la ejecución del proyecto estuvo a cargo de Graziadio Trevisan, con el aporte de Toribio Larrea, un ingeniero español que tenía habilitación para ejercer en la zona.

El mismo libro dice que con una capacidad de 745 espectadores el Teatro fue catalogado por los medios como “el salón de espectáculos mejor dotado de todo el sur de la República”, una verdadera joya que ha albergado al menos a  cinco generaciones.

Entre bambalinas y sueños: cómo fue la gala que fundó el Teatro Español de Comodoro en 1934