COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La familia de Héctor Peric está devastada. Su esposa había pedido poder despedirse. Sin embargo, luego de idas y vueltas le confirmaron que no iba a ser posible. Así lo confirmó Macarena Vergel, nieta de Héctor, quien dialogó con el canal de ADNSUR en la emisión del último reporte diario.

“Me dijeron que el protocolo no se puede activar, que el hospital no está preparado, que no hay insumos, que entienden nuestra situación pero que nosotros también tenemos que entenderlos a ellos. Es muy difícil lograr una empatía con ellos en estos momentos, porque la verdad que uno lo primero que hace es enojarse, pero la verdad que estando ahí valoró mucho más el esfuerzo que están haciendo los médicos”, indicó.

Macarena aseguró que si su abuela “tuviese que entrar al Hospital el protocolo que se tiene que activar es prácticamente imposible” porque la mujer “es paciente de riesgo y además caso sospechoso de coronavirus, ya que Héctor dio positivo.

En ese sentido, explicó “por ser contacto estrecho al igual que mi abuelo sería imposible el ingreso, ver por dónde puede entrar, cómo le ponen a mi abuela las medidas de protección, así que lo único que nos queda es mandar mensaje de voz y vídeos. La doctora Romina Galarza se ofreció y le mostraron a mi abuelo un video de la familia. Ella misma me aviso, me dijo como que no tenga muchas esperanzas porque mi abuelo estaba inconsciente, que nosotros lo sabemos, pero cuando le mostraron el video nos comentaron que mi abuelo se movió cuando escuchó las voces de las familia”. 

Macarena no ocultó su dolor por está situación y admitió que “es una situación muy triste, me enoja mucho”. No obstante, agradeció la atención que recibió de Galarza y el personal de Seguridad del nosocomio.

Héctor tiene 88 años, está internado en estado crítico en el Hospital Regional. Aunque el motivo que lo llevó allí es una enfermedad que tiene larga data, le hicieron el hisopado para descartar un posible caso de coronavirus y dio positivo. Su familia pidió que se le permita a su esposa, con quien compartió más de 60 años de su vida, permanecer con él en sus últimos momentos.

En un primer momento, luego que el pedido se hizo viral, las autoridades indicaron que iba a ser posible el ingreso a través de un protocolo. Sin embargo, este viernes por la tarde, se confirmó que eso sería imposible, algo que Macarena comparte más allá del dolor. 

“Sería arriesgar al sistema de salud y tampoco queremos eso. Además si se llega a activar un protocolo con mi abuela tendría que aplicarse para todos los pacientes que tienen Covid. Es una tristeza enorme pero es lo único que podemos hacer en este momento. No es falta de empatía del personal de hospital, todo lo contrario, están agotados, el ambiente que se vive ahí es terrible. Como sociedad no podemos permitir que sigan pasando estas cosas porque con la salud y la educación no hay negocio, la plata tiene que estar donde tiene que estar. En este caso se ven las consecuencias”, lamentó.