BARILOCHE (ADNSUR) - “¡Encontraron una media de mi hermano en el muelle!”, afirmó Andrea Quinteros tras recibir un llamado telefónico. Minutos después, su hermana, Ana Laura, explicó. “Es una media blanca, Topper, como las que usa mi hermano”, sostuvo. Son horas de mucha angustia para Andrea, Ana Laura y sus padres, que permanecen firmes en la costa del lago Moreno de Bariloche. Todavía les queda un hilo de esperanza de poder hallar a Arnaldo Andrés Quinteros, que está desaparecido desde la noche del miércoles tras caer del kayak en el que pescaba con un conocido.

Ana Laura explicó que el lago está arrastrando muchas cosas por las intensas ráfagas. “Tres tíos salieron a rastrillar por la costa y encontraron una media y mi mamá confirmó que es de mi hermano”, cuenta la joven. “Una madre conoce la ropa de su hijo”, dijo.

Asimismo, relató que personal de Prefectura estaba por retirarse, pero a partir del hallazgo reanudó el rastrillaje en las embarcaciones, con los buzos. La familia valora y está agradecida de los empleados de Prefectura que desde el primer momento salieron a buscar al joven de 37 años en el lago Moreno. Las condiciones climáticas no fueron las mejores en Bariloche: hubo lluvia constante, frío y mucho viento.

Encontraron una media y sería del joven estudiante de medicina de Comodoro desaparecido en Bariloche

Andrea pidió que el juez federal subrogante de Bariloche Gustavo Zapata autorice a otras fuerzas de seguridad a sumarse a la búsqueda. “Necesitamos colaboración. Hasta ahora solo Prefectura, vecinos, amigos y familiares”, dijo al Diario de Río Negro.

Las hermanas relatan que Andrés pasó la tarde del miércoles por el domicilio de Marcelo Vera y salieron hacia el lago Moreno para pescar. Marcelo tiene un kayak. Entraron alrededor de las 19 al agua, sin chalecos salvavidas. Pasadas las 20, el viento intenso dio vuelta la frágil embarcación.

Andrés sabe nadar bien, según sostienen sus hermanas. Por eso, le dijo a su compañero que se quedara junto al kayak, porque iba a nadar hasta la costa en busca de ayuda. Había alrededor de 500 metros de distancia.

Ana Laura dice que Marcelo les había explicado que Andrés salió nadando en dirección a la costa, pero lo perdió de vista y no vio si llegó a la playa.

Marcelo pudo salir alrededor de las 21 a la costa, con el kayak, y con principio de hipotermia. Alcanzó a decirle a las personas que lo auxiliaron que Andrés había quedado en el agua. Después, una ambulancia lo trasladó hasta el hospital Ramón Carrillo. A partir de ese momento, Prefectura comenzó la búsqueda y la carrera contra el tiempo.

La familia del joven se enteró a la mañana del jueves. Andrés tiene 37 años, estudia medicina en Comodoro Rivadavia y es enfermero, pero no ejercía. Había regresado meses atrás a Bariloche porque las clases estaban suspendidas por la pandemia.

Andrea arribó a la ciudad con su familia procedente de Comodoro Rivadavia para sumarse a la búsqueda de su hermano. Comentó que había ido esta mañana de viernes a la Municipalidad a pedir ayuda, pero el intendente Gustavo Gennuso no se encontraba, porque está de viaje. La recibió el jefe de Gabinete Marcelo Barberis. Ella le pidió ayuda.

La mujer admitió que su hermano cometió una irresponsabilidad al entrar al lago sin chaleco salvavidas. Pero asegura que también hay una responsabilidad del Estado municipal “que debe tener alguna persona que vigile y controle para que nadie se meta al lago sin los elementos de seguridad”.

Las hermanas son conscientes de que el paso de las horas diluye la esperanza. “Queremos aunque sea devolverle el cuerpo de su hijo a mi mamá”, expresa Andrea.

Con su padre y familiares recorren las costas, pero se encuentran que muchos propietarios avanzaron con sus alambrados hasta la costa y no pueden pasar. “Les pedimos que dejen libres las costas, que nos dejen pasar”, clama la joven. Reconoce que algunos dueños de propiedades con costa de lago les permitieron rastrillar, otros no. “Son zonas muy boscosas, con alambres”, describe. Mientras pide que más personas las ayuden con la búsqueda de su hermano.