La familia vivía en la planta 8 del edificio de 12 pisos de Surfside. Son las primeras menores fallecidas en ser halladas en la montaña de escombros del derrumbe del edificio Champlain Towers en Surfside, Miami, que colapsó hace una semana.

Daniella Levine Cava, alcaldesa de Miami-Dade, hizo este miércoles el anuncio. "Con gran pesar les informó que el número total de víctimas es ahora de 18, y dos de ellos son niñas de 4 y 10 años”, dijo la alcaldesa.

Las niñas fueron identificadas como Lucía Guara, de 10 años, y Emma Guara, de 4. Los restos de su madre, Anaely Rodríguez, de 42 años, fueron recuperados también este miércoles mientras que el cuerpo de su padre, Marcus Guara, de 52 años, fueron sacados de los escombros el sábado e identificado el lunes. 

Marcus Guara, de 52 años, acababa de empezar un nuevo trabajo en noviembre como director regional de ventas en Kassatex New York, un fabricante de toallas, ropa de cama y otros textiles, según sus publicaciones en las redes sociales. Había tenido una serie de trabajos de ventas desde que se graduó en la Universidad de Miami en 1990, según informó en Linked In.

En su cuenta de Facebook predominaban las fotos familiares y las publicaciones para recaudar fondos para organizaciones benéficas, sobre todo para la Asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica y el Hospital de Investigación Infantil St Jude.

Durante años, la familia Guara había asistido a la iglesia que queda a poca distancia del edificio ahora en ruinas. De fe católica, la hija mayor hizo la primera comunión en ese templo en 2019; tres años antes habían bautizado a la menor, Emma.

En noviembre escribió en Facebook que su "orgullo era abrumador" cuando Lucía le pidió que enviara por correo una carta al Hospital St. Jude con sus ahorros porque "lo necesitan más que yo"

A principios de esta semana, cuando todavía no se conocía el trágico desenlace, una compañera de clase de las hermanas abrió una página de GoFundMe para la familia Guara. "No puedo ni empezar a describir lo terrible que fue esto", escribió Navah Lisman, de 11 años, sobre el derrumbe del edificio.

Hasta ahora, son 18 las víctimas mortales confirmadas del derrumbe del edificio, mientras continúa la búsqueda de más de 140 personas desaparecidas.

La piscina, en el centro de la escena

Desde hace una semana, rescatistas trabajan sin descanso buscando víctimas entre los escombros del edificio de 12 pisos que se derrumbó de forma parcial en Miami. Hasta el momento, ascienden a 18 los muertos y siguen desaparecidas más de 140  personas, entre ellas, 9 argentinos.

Nuevas hipótesis surgen sobre las causas de esta catástrofe urbana en Estados Unidos. Una de ellas apunta a los daños que existían en la pileta del condominio Champlain Tower South, construido hace 40 años.

En las últimas horas, testigos aseguraron que una parte de la zona de la pileta y del estacionamiento de la calle se habrían desplomado minutos antes del colapso. Una mujer habría visto cómo se derrumbaba la estructura de la piscina de natación y el garage de abajo.

Al parecer, el problema había sido reportado en 2018: el agua estancada en la terraza provocaron daños en la losa de hormigón que se ubicaba debajo. Ingenieros advirtieron que estaba mal construido. Esta situación habría empeorado con el paso de los años.