RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Se presentó en el Concejo Deliberante de Río Gallegos un proyecto de expendio gratuito de elementos para cubrir la salud menstrual. La iniciativa fue presentada por el concejal Leonardo Fuhr, haciendo foco en los sectores más vulnerables.

“El acceso a estos insumos tiene un costo muy elevado”, destacó Fuhr . Teniendo en cuenta este dato, el hecho de poder conseguir los elementos necesarios para transitar el periodo menstrual marca fuertemente la diferencia entre la brecha social que se mantiene en Argentina.

Mediante este proyecto, se busca “entregar toallitas descartables, tampones, toallitas ecológicas de tela, copas menstruales, ropa interior absorbente, en los centros de salud de los barrios de la ciudad”, según lo que explicó el funcionario. Además, quieren impulsar la implementación de campañas informativas sobre la salud menstrual.

En todo el país, hay menos de cuatro municipios que ya llevan a cabo una iniciativa como esta. Morón y Zárate en provincia de Buenos Aires, ciudad de Santa Fe y San Rafael en Mendoza.

“Estuvimos investigando, siempre pensando en el vecino y sobre todo en las personas de escasos recursos y en cómo se están yendo por las nubes todos los precios, más que nada los elementos de higiene que son de primera necesidad, sobre todo para las personas menstruantes”, afirmó el concejal a La Opinión Austral. 

Por su parte,  Lucía Espiñeira, miembro de Economía Feminista, señaló que: “La desigualdad menstrual es un factor más de desigualdad económica desde el punto de vista de que existe una obligación de realizar un gasto vinculado a estos productos”. Y destacó que comprar estos insumos “no es algo optativo, es un gasto de tipo básico y, sin embargo, estos gastos siguen siendo caros e inaccesibles para algunas personas”.

Desde el programa Menstruacción, del que forma parte Espiñeira, desde el 2019 vienen realizando un cálculo semestral de cuánta plata debe gastar, en el año, una persona que menstrúa. “Nuestro último cálculo, el de septiembre 2020, arrojó que una persona gasta alrededor de 3.000 pesos en toallitas y casi 4.000 en tampones, en un año”.